Quien quiere ser sacerdote debe ser, sobre todo un hombre de Dios
El mundo espera santos: Antes aún que sacerdotes cultos, elocuentes y actualizados, se necesitan sacerdotes santos y santificadores