Dar limosna no es algo uniforme ni estereotipado.
Es una participación en la misión de Cristo, que vino a servir y no a ser servido.