Pidamos a Dios una mirada compasiva y un corazón humilde
Compasión y humildad dos palabras con las que Francisco ha dedicado su homilía.