Oponer tradición y progreso es ajeno al catolicismo
La necesidad de ser una Iglesia testigo de la paz en un mundo desgarrado por los conflictos.