Al comenzar la «nueva normalidad», ¿volveremos a nuestro modo de ser y vivir anterior?
En esta segunda oportunidad, ¿estaremos dispuestos a dar fruto?