Ante Cristo
Cristo mantiene hoy, como hace dos mil años, su llamada a la conversión.