Como Él, seremos signos de contradicción.
Reflexión del domingo XII del Tiempo Ordinario, ciclo A