¿Con qué mirada volveremos a encontrarnos?
Jesús está presente y nos espera en el otro.