El mandamiento «no matarás» en «Evangelium vitae»
Juan Pablo II confirma, de modo solemne, la gravedad moral del aborto.