Yo soy el Pan vivo
La presencia real de Cristo es uno de los dog­mas más impor­tantes de nues­tra fe.