Faltar a Misa un domingo es pecado mortal (y casi nadie lo recuerda)
Es una terrible realidad que abarca a las conciencias de una arrolladora mayoría