No se puede sentir compasión por los animales e indiferencia por el prójimo.
El Santo Padre pide no confundir la piedad con el pietismo, que consiste solo en una emoción superficial.