Un vicio monástico para la era de internet
Internet ha hecho de la curiosidad un nuevo vicio.