El Papa: demasiadas ocupaciones y vida frenética «endurecen el corazón»
Asegura que la vida no puede valorarse con los únicos criterios de la productividad y la eficiencia