Evangelizar en el propio carisma
La contribución esencial que la Iglesia espera de la vida consagrada es más en el orden del ser que en el del hacer