Mujer consagrada: ¿Quien te robó la esperanza?
Sin esperanza no puede entenderse la identidad de la vida consagrada y su quehacer en el mundo convulso en el que vive Europa.