Una Coraza contra el Mundo.
Una Coraza contra el Mundo.
Nuestra capacidad de construirnos una coraza que nos proteja de las tentaciones y provocaciones del mundo configura probablemente la principal arma que debemos tener como soldados de Jesús.