El único negocio importante: la santidad
La santidad no consiste en subirse a una columna con una palma en la mano y un crucifijo en el pecho.