Menu


Unidos como familia
Seamos sinceros con nuestros hijos, debemos decirles lo que pensamos y sentimos para que ellos hagan lo mismo.


Por: Sandra B. Lindo Sominín | Fuente: Semanario Alégrate



Como padres tenemos la responsabilidad de dar el ejemplo a nuestros hijos, demostrando que vivir con respeto y armonía trae beneficios a toda la familia, comencemos por dar el ejemplo de respeto y armonía familiar, es fundamental que la unidad comience con papá y mamá.

La comunicación es importante y debe ser fluida y sin secretos, aunque en la relación familiar pueden existir crisis, aquí se recurre a la comunicación para brindar apoyo, confidencia y respaldo a nuestros hijos en las etapas de crecimiento, de esta manera sabrán que cuentan con sus papás en cualquier momento de adversidad.

Si queremos ayudar a nuestros hijos, debemos ser muy cuidadosos y sobre todo, establecer relaciones muy estrechas entre padres e hijos, para crear una verdadera unidad en la familia. Es importante que como familia estemos unidos, es decir, que tengamos una misma meta, un mismo proyecto de vida, que estemos de acuerdo en las cosas que vamos a hacer como familia.

Las muestras de afecto son sumamente importantes para fomentar la unión familiar y hacer que nuestros hijos se sientan queridos y protegidos. Expresemos y demostremos nuestro amor cada día, puede ser a través de pequeñas acciones o diciéndoles directamente que los amamos, una familia que sabe demostrar su amor es una familia unida.

Es normal que existan conflictos, sobre todo cuando se tiene hijos adolescentes; sin embargo, más allá de ahondar en lo que desató el problema, lo primordial es contar con una manera adecuada de solucionarlo. Hablar con nuestros hijos y afrontemos el conflicto con calma y de forma constructiva. El estar unidos nos provee de una protección. Por ejemplo, cuando nuestros hijos empiezan a crecer y a enfrentar situaciones de la vida, les es muy útil que nosotros como padres de familia que tenemos más experiencia por cuanto hemos vivido más cosas que ellos, podemos proveerles una orientación acertada en sus problemas.



La unidad es la necesidad de estar juntos. Sobre todo en los momentos más difíciles o más peligrosos de nuestros hijos o de nuestro cónyuge. En las familias debe haber esa unidad, para entender la necesidad que está atravesando cada miembro en el hogar porque honestamente, nadie somos todopoderosos, ni “sabelotodo”, siempre necesitamos de los demás.

Seamos sinceros con nuestros hijos, debemos decirles lo que pensamos y sentimos para que ellos hagan lo mismo y algo muy importante cuando nos compartan algo, escuchemos sin juzgar ni criticar.







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |