Menu


Dios no es Dios de muertos, sino de vivos
Meditación al Evangelio 2 de junio de 2021 (audio)


Por: Mons. Enrique Díaz | Fuente: Catholic.net



“Yo soy la resurrección y la vida, dice el Señor; el que cree en mí no morirá para siempre”. Es increíble cómo se van metiendo ideologías en nuestros ambientes que, sin cuestionamientos, se aceptan y minan la fe que tenemos en las verdades que nos dejó el Señor Jesús.

La resurrección proclamada por Jesús, no consiste en un simple “revivir” de los cuerpos y retornar a la misma vida de antes, es una nueva vida y una nueva forma de participar de la gloria de Dios. Esta verdad es cada día más cuestionada, pero en cambio se aceptan sin mayor cuestionamiento doctrinas de reencarnación y vida de espíritus y ángeles, como fenómenos parasicológicos que están interviniendo y condicionan la verdadera libertad del hombre.

Cristo proclama la resurrección de entre los muertos frente a unos saduceos que afirman lo contrario. Ellos ponen un caso hipotético, difícil de creer, pero parecen tender una trampa a Jesús. Para Jesús lo más importante es la vida: Dios es Dios de vivos y no de muertos. La vida en el más allá será muy distinta, no tiene los límites que nos pone una existencia terrena.

Pero esa vida en plenitud a la que aspiramos, la tenemos que ir construyendo desde este nuestro paso por la vida terrena. Nuestra fe en la resurrección de ninguna manera debe ser un somnífero que nos ponga indiferentes ante los problemas actuales. Al contrario, al saber que es posible alcanzar esa plenitud, despertamos más la esperanza y nos comprometemos más en el accionar cada día con el mismo espíritu que lo hacía Jesús.

¿Cómo influye en mi vida la certeza que tenemos de la resurrección de los muertos? A veces parece que nos hemos anclado en esta vida terrena y no nos consideramos peregrinos hacia la eternidad. Entonces convertimos los bienes en el supremo valor y cambia toda nuestra perspectiva. ¿Qué nos dice este día la Palabra de Dios? Señor, enséñanos a construir nuestra patria con justicia y verdad.










Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |