Menu


Ustedes no son del mundo, pues, al elegirlos, yo los he separado del mundo
Meditación al Evangelio 8 de mayo de 2021 (audio)


Por: Mons. Enrique Díaz | Fuente: Catholic.net



¿Por qué dirá Jesús estas palabras, si precisamente Él vino al mundo para salvarlo, para darle vida y para llevarlo al Padre? Entendamos claramente que San Juan, en su Evangelio, con frecuencia utiliza la palabra “mundo” no para referirse a la naturaleza ni tampoco al ambiente en que nos movemos; sino que cuando dice “mundo”, quiere expresar toda esa actitud y estructura que se oponen a la verdad, a la justicia y a la verdadera vida.

Este mismo sentido lo aplica con gran precisión el Papa Francisco y constantemente nos hace poner en guardia frente a “la mundanidad”, como opuesta a los criterios del Reino. ¿Quiénes se opusieron a Jesús? Ciertamente no fueron los sencillos de corazón, tampoco los que estaban dispuestos a escuchar la verdad, ni los que ansiaban la llegada el Reino.

Quienes se opusieron fueron los que se aferraban al poder en cualquiera de sus sentidos, quienes vivían alguna forma de mentira o quienes ansiaban un Mesías con otras prerrogativas. Ellos se opusieron a la forma en que vivió Jesús y al evangelio que anunciaba. Hoy también las palabras con que Jesús previene a sus discípulos, son palabras de prevención para nosotros.

No debemos adecuarnos a los valores del mundo, a la “cultura de muerte”, a la ambición desmedida, a la mundanidad. Pero estemos atentos porque puede haber quienes, con justa razón, nos reclamen que no estamos viviendo el evangelio. Es bueno que miremos nuestras vidas y nuestros frutos: si son los frutos que Jesús espera de nosotros, estemos tranquilos porque estamos siguiendo su camino. Pero si estamos dando otros frutos y nuestros intereses son distintos a los de Jesús, aunque prediquemos su evangelio estaremos equivocados.

Puede haber quien nos reclame porque no hemos sido consecuentes con lo que anunciamos, entonces no nos escudemos en que seguimos a Jesús. Puede que otros nos alaben porque les “endulzamos” el evangelio, nos aplaudirán, pero no somos fieles a Jesús. Hoy seamos muy sinceros: ¿Nos persiguen porque somos fieles a Jesús, o al contrario nos critican porque no vivimos plenamente el evangelio? ¿Qué nos dice Jesús? ¿Hemos adecuado nuestra vida a sus criterios o estamos siguiendo los criterios del mundo?









Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Antiguo Testamento 25% de descuento
Nuevo Testamento 25% de descuento