Menu


Muere, la Vida muere
Poema para el Viernes Santo


Por: Juan Pablo Jiménez | Fuente: Catholic.net



Agoniza.
Padece.
Se entrega.
Sufre. Se ofrece.
Nos ama.
La vida muere.
Muere, mi Señor muere.
Mi maestro muere.
Duele.
Se va, se da.
Sufre. El muere.
La vida muere.
Es la hora del Señor.

Le pesan mis culpas en sus hombros
el beso de un amigo lo entregó
acepta el sacrificio por nosotros
abraza el sufrimiento por amor.
Se ofrece, no duda ni un segundo
la voluntad del Padre aceptó
la asumió para salvar el mundo
se entrega a la agonía hoy mi Dios.
Carga en su cruz mi pecado
transita por las vías del dolor
en su bondad nos ha salvado
entregándose muere el Señor.

Muere, la vida muere
El Amor hecho carne
sufre por amor.
Muere, la vida muere
derrama toda su sangre
su misericordia es salvación.

Se inmola el Cordero
en la cruz del suplicio
lo elevan sobre el madero
altar del sacrificio.
Se da sin protestar
se ofrece sin vacilar
en su fidelidad
la salvación nos da.
Esa es su libertad
cumplir la voluntad
del Padre Celestial
esa es su libertad
el siervo fiel se entrega
para salvar la humanidad

Muere, la vida muere
El Amor hecho carne
sufre por amor.
Muere, la vida muere
derrama toda su sangre
su misericordia es salvación.



Entrega su cuerpo
y carga con su cruz
en el sufrimiento
el amor conoce plenitud
fidelidad hasta el final
el Dios hecho hombre
perdona mi mal,
misericordia es su nombre.

Muere, la vida muere
El Amor hecho carne
sufre por amor.
Muere, la vida muere
derrama toda su sangre
su misericordia es salvación.

Sigue firme a su misión
veo morir mi salvador
es sacrificio de expiación 
y en su amor, vence el dolor.







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Más información aquí