Menu


El que pierda la vida por mí, ése la encontrará
Meditación al Evangelio 5 de febrero de 2021 (audio)


Por: Mons. Enrique Díaz | Fuente: Catholic.net



Hoy tenemos muchos acontecimientos que celebrar en nuestra República Mexicana, quizás por eso vaya pasando desapercibido el recuerdo de San Felipe de Jesús, mártir, que por mucho tiempo fue puesto como modelo de seguimiento de Jesús sobre todo para los jóvenes.

Además, tenemos en nuestra diócesis la celebración de nuestro santo patrono: San Bernabé de Jesús Méndez Montoya, martirizado a causa de su fe en Valtierrilla, donde reposan sus restos ¿Les dirán algo a nuestros jóvenes? ¿Pasaría de moda el buscar hacerse discípulo de Jesús? Ciertamente el mundo moderno ofrece otros modelos a la juventud, bastante diferentes de Jesús, que los cautivan y deslumbran. Sin embargo, son modelos tan deslucidos que pronto pasan y dejan su lugar a los que vienen detrás de ellos.

San Lucas hoy nos presenta a Jesús invitando a su seguimiento, pero exigiendo un compromiso sin condiciones ni temores. En días pasados unos padres de familia comentaban muy preocupados la inseguridad e indiferencia de sus hijos frente a los compromisos y frente a las graves situaciones que estamos atravesando.

Les sorprendía la apatía e irresponsabilidad que algunos de ellos manifiestan ante la pandemia, la pobreza, las muertes, las divisiones y las injusticias. Y se preguntaban en qué estamos fallando en la educación de los jóvenes. Quizás, decían, buscando evitarles las estrecheces que nosotros sufrimos, ahora hemos creado sujetos pasivos, acomodados e indiferentes.

Es muy distinto lo que propone Cristo. No es la actitud acomodaticia que nos propone el mundo moderno, no es evitar a toda costa el dolor y el sufrimiento. Jesús nos invita a descubrir la grandeza de un ideal, a subordinar todos nuestros esfuerzos y acciones a la búsqueda de ese ideal. Él va delante de nosotros y nos muestra el camino.



No es sufrimiento estoico e irracional, sino es el sufrimiento asumido con alegría cuando es a favor de los hermanos, cuando se busca la verdad y la justicia. Cargar la cruz de Jesús hoy día, debe ser una entrega plena con alegría y esperanza, con la seguridad de que es posible construir en medio de nosotros su Reino.








Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |