Menu


Nos visitará el sol que nace de lo alto
Meditación al Evangelio 24 de diciembre de 2020 (audio)


Por: Mons. Enrique Díaz | Fuente: Catholic.net



En verdad, como dice la antífona de entrada de la misa matutina de este día, “He aquí que llega ya la plenitud de los tiempos, cuando Dios envió a su Hijo a la tierra”. Todo parece igual, el tiempo, las horas, las personas, sin embargo algo nuevo va surgiendo y ya está a punto de brotar en los corazones de quienes tienen fe.

San Lucas nos prepara para este gran acontecimiento con el cántico de Zacarías. Recoge la profecía que está en el corazón del pueblo y comienza alabando a Dios por su acción en la vida de Israel. Dios se hace cercano a su pueblo y suscita en él una fuerza de salvación. Si tomamos este canto y lo recitamos en presente nos ayudará a fortalecer nuestra fe y nuestra esperanza y nos ayudará a clarificar mejor cuál es el plan de Dios para su pueblo.

Su deseo fundamental es una vida de libertad, sin temor, regida por la justicia. Los últimos días nos hemos sentido sacudidos por las terribles noticias que nos perturban y preocupan. Parecemos un pueblo que camina en la oscuridad y que tiene en sus ojos las vendas de la violencia, del temor, de la ambición, de la pandemia y de la venganza.

Zacarías hoy nos invita a mirar al Señor y saber que Él es nuestra salvación que nos enviará desde lo alto el Sol que iluminará a los que viven en tinieblas y en sombras de muerte. Mis deseos más sinceros son que este día todos nos sintamos atraídos por ese portal de Belén, que dejando a un lado nuestros temores, nuestros miedos o nuestras indiferencias, nos acerquemos a contemplar a ese niño recién nacido por amor a nosotros.

Nadie puede sentirse excluido de esta fiesta de  amor a la que nos invita Jesús niño. Puede que muchos estemos ahora solos en su casa, reconozcámonos amados por Jesús. Puede que alguien esté atado a un rencor, descúbrase sanado por Jesús. Puede que otro se sienta sumido en el pecado: esta es noche de salvación. Vivamos esta noche en el amor de Dios que se hace presente en medio de nosotros y convirtámonos nosotros en sus mensajeros.



Llevemos luz y paz a quienes se sienten oprimidos por el olvido, la discriminación, el hambre o la soledad. Hoy nosotros somos los mensajeros de Jesús. Deseo de todo corazón a todos y cada uno de ustedes: ¡Feliz Navidad!

 

¡Feliz Navidad para todos Ustedes! Que la sonrisa de un niño que nos ama y se hace hombre por cada uno de nosotros llene nuestros vacíos, ilumine nuestras oscuridades y despierte nuestras esperanzas. ¡Feliz Navidad, con Cristo en nuestro corazón!








Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Antiguo Testamento 25% de descuento
Nuevo Testamento 25% de descuento