Menu


Jesús nació de María, desposada con José, hijo de David
Meditación al Evangelio 18 de diciembre de 2020 (audio)


Por: Mons. Enrique Díaz | Fuente: Catholic.net



Hemos estado reflexionando en estos días sobre todo en dos personajes centrales en el Adviento: María y Juan el Bautista. Hoy vuelve a aparecer María, madre de Jesús, envuelta en el dramatismo de un embarazo con todas las dificultades humanas. Pero aparece también otro personaje que nos ayuda a preparar el nacimiento de Jesús de un modo muy especial: José.

Ya sabemos que los evangelios de la infancia no son precisamente una historia sino que están basados sobre todo en propósitos teológicos para ayudarnos a comprender mejor a Jesús. Pues aquí aparece José, un hombre que, según la genealogía que escuchábamos ayer, une a Jesús a toda la tradición y a las promesas del pueblo de Israel. José sacudido por los acontecimientos hace resaltar su figura forjada en la fe y en la humildad:  pocas explicaciones y en sueños misteriosos, graves compromisos al aceptar ser padre de Dios.

Y sin embargo, si en un principio aparece justo abandonando a María, después en silencio respetuoso, en responsabilidad sostenida, en obediencia humilde, cumple la misión maravillosa y difícil que se le ha encomendado. Fe, justicia, silencio para escuchar al Señor, discernimiento para descubrir el mensaje, son cualidades que a primera vista nos ofrece José. Acerquémonos a él y preguntemos cómo puede nuestro mundo ser justo cuando vivimos en medio de tanta corrupción y tanta injusticia.

Aprendamos cómo él confía toda su vida y toda su historia a Dios. Solamente quien está dispuesto a una apertura total y obediente a los designios de Dios es capaz de superar las más grandes dificultades. Escuchando su palabra se siente seguro y afronta los más difíciles problemas. Con gran razón el Papa Francisco ha establecido este año como el año de San José.

Que San José nos ayude en este tiempo tan especial a descubrir la palabra de Dios que nos impulsa a discernir la realidad y a tomar las decisiones correctas que nos acercan al Salvador. Junto con José preparemos entusiasmados el nacimiento de Jesús.










Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |