Menu


Ellos inmediatamente, dejando las redes, lo siguieron
Meditación al Evangelio 30 de noviembre de 2020 (audio)


Por: Mons. Enrique Díaz | Fuente: Catholic.net



El tiempo del Adviento, que vamos iniciando, se encuentra salpicado de muchas festividades que parecerían desviarnos del sentido de recogimiento y de silencio que nos pide este tiempo de preparación. Pero, si a cada una de estas festividades les damos su verdadero sentido lejos de desviarnos de nuestra preparación, serán como etapas que nos ayuden a precisar tópicos que no podemos dejar pasar inadvertidamente.

Hoy tenemos una de esas fiestas que en muchas de nuestras poblaciones tiene una gran importancia: San Andrés, Apóstol. Las mismas lecturas nos llevan a profundizar el sentido que tiene el Adviento: San Pablo nos muestra cómo el anuncio y la predicación tienen una importancia capital en la conversión y aceptación de la Buena Nueva. Así recoge la alegría de la que nos hablaba Isaías cuando contemplaba al mensajero correr por los montes para llevar buenas noticias. Y además nos asegura que “ninguno que crea en Jesús quedará defraudado”.

Son palabras llenas de esperanza para quienes se sienten oprimidos por un ambiente hostil a la fe y adverso a la Palabra. El ánimo que infunde San Pablo también alcanza a tocar nuestras fibras y a lanzarnos para hacer realidad la universalidad del mensaje y poder exclamar con toda certeza que la voz de los mensajeros ha resonado en todo el mundo y que sus palabras han llegado hasta el último rincón de la tierra.

Pero para que sea creíble nuestro mensaje tendremos que parecernos a San Andrés que para seguir a Jesús dejó generosamente sus redes. Hay también hoy redes que nos atrapan y “enredan” entre sus lazos para mantenernos inconscientes e indiferentes al mensaje. Hoy necesitamos proclamar con más entusiasmo que el Señor sigue hablando, que nos invita también a nosotros para construir ese Reino de justicia y de paz.

Despertemos escuchemos la voz de Jesús que, al igual que a sus apóstoles, hoy nos llama a nosotros y nos invita a ser pescadores de hombres, a llevar su mensaje de Salvación y de amor. Con San Andrés dispongámonos a seguir a Jesús.










Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Antiguo Testamento 25% de descuento
Nuevo Testamento 25% de descuento