Menu


¿Quién es mi prójimo?
Meditación al Evangelio 5 de octubre de 2020 (audio)


Por: Mons. Enrique Díaz | Fuente: Catholic.net



Desde los inicios de la Biblia hasta el final, parece resonar la pregunta que el doctor de la ley le hace a Jesús: ¿Quién es mi prójimo?  Estamos dispuestos a amar a Dios y a buscarlo en su santuario, estamos dispuestos a dar alguna ayuda a quien nos lo solicita, pero no estamos dispuestos a reconocer a todo hombre como nuestro prójimo, como nuestro hermano.

Ya Caín, después de cometer el fratricidio, busca justificaciones al negar los lazos con quien ha sido su víctima: ¿Acaso soy yo el guardián de mi hermano? Y es la gran tragedia de todos los tiempos, vivir como en solitario, en egoísmo y no atrevernos a amar a los cercanos porque el amor compromete, une y nos relaciona estrechamente con los otros.

La parábola del buen samaritano rompe con los esquemas del pueblo judío, y también muy claramente con los nuestros, al manifestar que la misericordia con el necesitado no está precisamente en quienes se ostentan como cuidadores de la humanidad, de la religión o de la ley.

Es más fácil que se presente en quienes han sufrido y se sienten despreciados por una sociedad, que en aquellos que se sienten llenos y seguros ya sea en la autoridad o en la religiosidad. Todos los personajes que se encuentran en torno al herido podrían reflejar los diferentes personajes que interpretamos en nuestra sociedad.

Quizás seamos ladrones que miramos sólo nuestra necesidad, que golpeamos y herimos con tal de conseguir nuestra ambición y que dejamos tirado al hermano a la orilla del camino. Otras veces tomaremos la forma de sacerdotes y personas religiosas que nos llenamos de cantos y alabanzas, pero que no somos capaces de comprometernos en serio con quien está desamparado.



Otros quizás tememos a las leyes y a la buena fama que nos impiden caminar al lado del despreciado. También algunos aparecemos como posaderos que estamos dispuestos a hacer el bien, siempre que nos reporte algún ingreso para nuestro provecho. Y el samaritano rompe todos los esquemas.

Precisamente el que parecía más despreciado es quien nos viene a enseñar cómo todos los hombres, sin distinción de razas, de lenguas o de posiciones, son nuestros hermanos. Y se compromete en serio curándolo, cargándolo, empeñando su palabra y hasta ofreciendo su patrimonio. ¿Seremos capaces de hacer lo mismo?








Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |