Menu


Sobre "Monjitas"
¿Sorprende escuchar que una persona religiosa ha caído en la depresión?


Por: Ignacio Monar García | Fuente: Catholic.net



Suavemente diré que me parece benevolente y paternalista escuchar la palabra "monjitas" en boca de algunos fieles. La cosa empeora en manos de esos calamitosos cristianos que llevan la cuenta de cuántas religiosas y cuántos religiosos se van muriendo. Sabéis que los hay. Ellos se ríen de las vidas entregadas y añaden "el último que apague la luz", "si no se hubieran quitado el hábito...", "con Trento otro gallo nos cantaba..." Cuando leo tales  artículos -nada infrecuentes- dedicados a levantar acta de defunción de órdenes y congregaciones me sienta como una patada en salva sea la parte.

Lo escribiré de forma más amable: alguien que sigue a Cristo y ama a su Iglesia no puede albergar en su corazón tanta insensibilidad.

La vida religiosa, amigos, cambia. Y la femenina, especialmente. No se puede pretender que florezcan algunas comunidades indefensas intelectualmente, infantilizadas, dependientes de la presencia puntual de beneméritos capellanes. No me temblará el pulso al constatar que también algunas religiosas se consideran a ellas mismas como "monjitas". ¡Pues sepan que las mujeres a las que llama Jesús no son marionetas! ¡Muy al contrario, son los valladares firmes del Evangelio y las necesitamos!

Yo tengo estas opiniones: basta de hacernos esclavos de edificios y monumentos, y menos a costa de las mucho más valiosas vidas de nuestras hermanas en la fe. La defensa del patrimonio de siglos que no ahogue fértiles vocaciones. Si hay que reestructurar, se hace. Afortunadamente la Iglesia es creativa.

Tampoco ha de soportarse que los problemas de salud mentales no sean tratados a tiempo dentro de los conventos por falta de orientación adecuada. ¿Sorprende escuchar que una persona religiosa ha caído en la depresión, por ejemplo?Para alguno será una decepción, dado que "nuestras monjitas" son tan buenas y seráficas que nunca enferman y están protegidas por sus altos muros y dietas frugales.



Es penoso también pretender que el mundo seglar quede relegado a, simplemente, llevarles huevos en las bodas, pedirles una novena, comprar repostería...O, no solo que los padres sientan que han perdido una hija, sino que ese dolor lógico se corresponda con la realidad.

Resulta injusto que cuando alguien decide salir del monacato, convento o vida activa, se encuentre en incertidumbre, sin apenas bagajes, dependiente de familiares y algún caritativo obispo. Que haya abandonos en la exigentísima vida religiosa -seamos claros- es lo más normal del mundo. ¿Acaso quien se ve en la dolorosa decisión de dejar los votos pierde de paso la condición de hijo de Dios? ¿Quizás pensamos que ya está condenada a la mediocridad frente a la excelencia de lo espiritual? Entonces, ¿para qué porras sirve el discernimiento de la vocación?

Ante tanta ignorancia y ceguera -o algo peor- no me callo. No, que no me callo. Me leí a ese tal san Pablo cuando dice: "A tiempo y a destiempo". Y traigo anuncio, no solo denuncia.

Porque, frente a todo esto, aviso que el Espíritu sopla de verdad. Insisto: los  profetas del apocalipsis eclesial nos asustan con sus fórmulas huecas. Preguntan teatralmente: "¿dónde está la primavera? ¿Dónde están los frutos del Concilio?" Pues no les escuchéis, amigos. Elegid si queréis plañir o renacer.

Yo ya lo he hecho. Por cierto, que en ese renacer no encuentro espíritus sutiles, melifluos, espiritualoides, azucarados...¡no son monjitas, no! Son personas con una gran formación, capaces de hablar en público con elocuencia. Soportan el dolor y sostienen la esperanza, de veras. Acogen los jirones del alma de los muchos que acuden a ellos. Y ríen, bailan, tocan instrumentos, pintan, escriben, cultivan, gestionan, construyen, alimentan, enseñan, testimonian,...¡Ah, y por si acaso alguno lo duda: siguen a Cristo en su Iglesia!



Es verdad que hay que volver a lo esencial. Solo que lo esencial no tiene que ver con regresar al siglo XIX, ni a las tocas de almidón, ni la huida de ese mundo 'tan peligroso que nos come'. Lo esencial es el amor a Dios, la comunión, la vida en común, la celebración litúrgica bellamente celebrada, la conversión, el respeto a las peculiaridades de cada carisma, -con su clausura o no, según-, no ser melindres en el trato y el sano equilibrio y presencia de sacerdotes y laicos en las comunidades.

Aun voy a ser más concreto: los últimos documentos de la Congregación Vaticana para la Vida Religiosa, han ido en una clara linea. Me congratula que haya quien lidere con criterio este proceso. Es de bien nacidos reconocerlo, aunque suene a peloteo.

No me encontraréis a mí donde se dedican a tirar piedras a la orden, congregación o instituto de enfrente. Yo no diré que sea tramposo o erróneo acoger a jóvenes de otros países para repoblar conventos. A mí me parece, humildemente, que esto de seguir a Jesús es luminoso, radical y transformador. Y es que Cristo vive. Ante eso nada podrán  hacer los profetas de las webs, esos especuladores que dicen saber tanto. A los que, por supuesto, seguiré leyendo para no dormirme en mis complacencias.

-----------------

Ignacio Monar García. Profesor de filosofía en el IES P. Juan de Mariana de Talavera de la Reina (Toledo). Laico agustino en la Fraternidad del Monasterio de la Conversión. Miembro de la RED DE ESCRITORES www.escritores.red







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Más información aquí