Menu


Si ustedes tienen fe, nada les será imposible
Meditación al Evangelio 8 de agosto de 2020 (audio)


Por: Mons. Enrique Díaz | Fuente: Catholic.net



Si leemos el texto que hoy nos presenta el profeta Habacuc, muchos nos uniremos a los fuertes reclamos que hace al Señor pues el mal parece florecer ante el silencio del Todopoderoso. Las injusticias que el pueblo Caldeo comete en contra de Israel provocan su ira y lo acusa de que no tiene en cuenta el dolor de su pueblo.

La respuesta del Señor, aunque aparentemente débil y lejana, termina afirmando: “el malvado sucumbirá sin remedio; el justo vivirá por su fe”. Una fe que exige una entrega plena y una donación de toda la persona, para ponerse en manos de su Señor, aún en los momentos de oscuridad. Es una fe que se sostiene y alimenta del amor que nos tiene nuestro Creador y que se ilumina con su palabra.

Es una fe que en los momentos de oscuridad sostiene, no basados en las propias fuerzas, sino confiando plenamente en la Fuerza del Señor. El pasaje del Nuevo Testamento también nos habla de la fe. Los discípulos no pueden enfrentarse al mal y no son capaces de vencer la enfermedad de aquel muchacho. El reclamo de Jesús es la falta de fe.

En nuestro mundo muchos afirman que con la ciencia y la tecnología nos hemos vaciado de fe como si la fe estuviera reñida con la ciencia. Nada más erróneo y equivocado. Mientras más profundicemos en conocimientos, más podemos creer en la fe. El problema estriba en que muchas veces orgullosamente se piensa que todo se tiene y se prescinde de Dios. Sin embargo, la fe va mucho más allá.

Así como el amor, aunque haya estudios, no puede reducirse a datos científicos, tampoco la fe. Es confianza plena en el Señor. Quizás en los últimos tiempos hemos confundido la fe, con esa espectacularidad que ofrecen algunos grupos religiosos prometiendo curaciones asombrosas. Pero la fe es mucho más: es la vida del justo, es el sostén del creyente, es la guía del discípulo.



Hoy pidamos el don de la fe, pero también busquemos los caminos para hacerla más fuerte: la oración, la enseñanza, la lectura orante de la palabra y la confianza en el Señor.








Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Antiguo Testamento 25% de descuento
Nuevo Testamento 25% de descuento