Menu


La reina del sur se levantará el día del juicio contra esta generación
Meditación al Evangelio 20 de julio de 2020 (audio)


Por: Mons. Enrique Díaz | Fuente: Catholic.net



Hoy encontramos en las dos lecturas un reclamo fuerte al pueblo de Israel y a los que escuchan la palabra porque no cambian su actitud. Mientras con el profeta Miqueas se pregunta el por qué de la obstinación del pueblo, en el evangelio Jesús llama a cuentas a todos sus oyentes que tienen el corazón endurecido.

Miqueas nos relata una larga lista de prodigios realizados por el Señor a favor del pueblo, pero a pesar de todas las maravillas, el pueblo no ha respondido al amor de Dios. Y cuando el pueblo propone como solución ofrecer nuevos sacrificios, la exigencia del Señor es clara: “Lo que el Señor desea de ti es que practiques la justicia y ames la lealtad y que seas humilde con tu Dios”. No busca el Señor nuevos sacrificios, quiere cambio radical del corazón. No se conforma con becerros, carneros o aceite, quiere la práctica del verdadero amor: justicia y lealtad.

Hoy también el Señor nos dirige estas mismas palabras y nos mueve a una verdadera conversión. Hoy necesitamos transformar nuestros ambientes donde se ha instalado la injusticia, el soborno y la corrupción. Hoy su palabra resuena con más fuerza que nunca, aunque nosotros no queramos escucharla. También hoy resuena para nosotros que la única señal que se nos dará será la de Jonás profeta, la de la Resurrección del Señor.

Nosotros quisiéramos muchas veces señales que satisficieran más bien nuestras aspiraciones terrenas, pero Jesús lo que nos ofrece es la señal definitiva y contundente de su resurrección. El Papa Francisco nos dice que la más grande señal que nos puede ofrecer el Señor es su Resurrección y que si creemos tendremos fuerza para levantarnos, para iluminar, para renacer. Cristo está vivo y nosotros caminamos como si siguiéramos a un muerto, Cristo se hace presente y nosotros no le hacemos caso.

¿Cuál es la señal de que somos cristianos? La verdadera señal será cuando tengamos fuerza para iluminar, para dar alegría, para dar esperanza, para dar nueva resurrección.










Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Antiguo Testamento 25% de descuento
Nuevo Testamento 25% de descuento