Menu


¿Cómo pueden llevar luto los amigos del esposo, mientras está con ellos?
Meditación al Evangelio 4 de julio de 2020 (audio)


Por: Mons. Enrique Díaz | Fuente: Catholic.net



¡Cuántas frases del Papa Francisco exigiendo renovación! ¡Cómo lucha por no tener una iglesia acartonada y anquilosada en estructuras que no den vida! Sin duda nos lanza por el camino de la renovación, una renovación a fondo, no sólo de estructuras, sino renovación de nuestro interior. Cada quien debe comenzar por su propio corazón.

Cuando hacemos consistir la verdad en las cosas externas corremos el riesgo de quedarnos vacíos. La tradición judía tomaba el ayuno y algunas otras prácticas religiosas con tal fervor e importancia, que muchas veces se olvida su objetivo principal que era unirse a Dios, reconocerlo y darle gracias.  Pero cuando estas acciones pierden su objetivo principal y olvidan las raíces de donde brotaron, se convierten en cargas difíciles de soportar, sin lograr su objetivo.

Al responder Jesús a los discípulos de Juan sobre las causas de no ayunar, nos hace recapacitar también a nosotros sobre la importancia de la presencia del Esposo en medio de nosotros. Y también para nosotros es cuestionante si estamos viviendo lo esencial del Reino o si nos hemos enredado solamente en cosas superfluas y ritos vacíos. En un mundo cambiante, casi a diario se nos cuestiona sobre la esencia del Evangelio y corremos el riesgo de, en nuestro afán de novedades, ofrecer parches nuevos y posturas atrayentes, pero olvidándonos de lo esencial. Pero el otro peligro es querer anquilosarnos en ritos y ceremonias que no son esenciales al Evangelio y que solamente producen falsas seguridades.

El Evangelio es siempre novedad y hoy tiene también esa fuente de vida que ofrece a la humanidad, pero debemos ser fieles. No se trata solamente de reglas, el evangelio es vida y es la misma vida de Jesús ofrecida al mundo de hoy, para sus necesidades, para sus dificultades y sus propuestas.

Cristo también tiene una respuesta para el hombre de hoy ¿Cómo la estamos viviendo? ¿Cómo hemos respondido a las fuertes exigencias del Papa que quiere una Iglesia renovada, joven y vigorosa?










Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |