Menu


Aprendió a obedecer y se convirtió en la causa de la salvación eterna para todos los que lo obedecen
Meditación al Evangelio 10 de abril de 2020 (audio)


Por: Mons. Enrique Díaz | Fuente: Catholic.net



Viernes Santo, viernes de silencio, viernes de dolor, viernes de cruz, viernes de muerte. Hoy Jesús llega al sacrificio pleno y a la entrega completa. Hoy su amor lo lleva a derramar hasta la última gota de su sangre por nosotros. Quizás el silencio y lo insólito de la cruz nos confundan como nos confunden el dolor y el mal que se encarniza con el inocente. Pero Jesús asume la cruz, cargado con ella sube al Calvario y se entrega en donación. Quizás hoy, frente a esta pasión que nos mueve y nos conmueve, nos asombremos por la grandeza de su amor. Quizás nos condolamos y expresemos sentimientos de compasión, pero no basta.

Hay que tomar la cruz con Jesús, hay que subir la cuesta del Calvario, hay que entregarse también en donación. Hoy hay también muchos sinsentidos en la vida, hoy hay también muchas víctimas que requieren liberación, esperanza y salvación. Podemos ofrendarlas unidos a Jesús. Este viernes santo es diferente, sin las celebraciones multitudinarias del Viacrucis, sin la participación en los oficios o en la procesión del silencio. Hoy acompañemos a Jesús en su pasión y en su muerte. Leamos con atención la pasión de Nuestro Señor Jesucristo como la escribió San Juan.

Con su sello característico nos invita a contemplar a Jesús dando su vida voluntariamente, apareciendo en medio de los sufrimientos y desprecios como el verdadero rey. Es la hora para la que ha sido llamado. Hoy sintamos cómo Jesús está en el dolor y en la soledad de cada persona, que ha muerto para redimirnos, que está nosotros. Es su entrega plena por nosotros. Contemplemos la cruz, postrémonos en adoración. Hagamos un canto y una oración. Cristo nos ha dado la mayor prueba de amor.

Como nos recuerda la carta a los Hebreos, Cristo es nuestro sumo sacerdote que nos ha liberado. Mantengámonos firmes en nuestra profesión de fe. La Cruz en la que hoy abre sus brazos extendidos, nos llama a participar de su misma vida y a alcanzar la plena liberación. Viernes Santo es un día especial para compartir la entrega y el amor de Jesús.







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Antiguo Testamento 25% de descuento
Nuevo Testamento 25% de descuento