Menu


Los fariseos dicen una cosa y hacen otra
Meditación al Evangelio 10 de marzo de 2020 (audio)


Por: Mons. Enrique Díaz | Fuente: Catholic.net



En nuestra pasada asamblea diocesana, como ya anteriormente había sucedido, apareció como una urgencia la pastoral juvenil, acercarnos a la realidad de los jóvenes para comprenderlos y acompañarlos en su camino hacia una participación activa y comprometida en nuestra Iglesia, en sus ambientes y en la sociedad. Nos llegaron aportaciones que hacían los mismos jóvenes y es interesante cómo expresaron su inconformidad con esta sociedad, sus sueños, su dolor por la incomprensión y la marginación que sufren muchos de ellos.

Pero también en muchos momentos expresaron su inconformidad con una sociedad injusta e hipócrita que les pide unas cosas y que después se lanza por otros lados. La acusación que me parece más grave, es la incoherencia de que se nos acusa: decimos una cosa y hacemos otra. Nada distinto de la acusación que Jesús hace a los escribas y fariseos. Por desgracia muy fácil caemos en el juego de hacer una doble vida, una doble moral y una doble práctica: la que imponemos a otros y la que nos exigimos a nosotros mismos.

Es muy atractiva la invitación del ambiente a vivir de apariencias y a sostenernos de famas y de popularidades, de encuestas y de opiniones. Resuenan las palabras de Jesús: “Todo lo hacen para que los vea la gente”. Los aparentes informes, las maquilladas entrevistas, los supuestos compromisos… parecerían que buscan más la opinión que el verdadero servicio. Ya decía el refrán campesino: “Más importante que poner un huevo, es saberlo cacaraquear”. Nosotros nos quedamos en mucho cacaraqueo y casi nada de servicio, en muchos espectaculares anunciando supuestos beneficios, y poca realidad.

Es más evidente en las personas públicas, pero es real en cada uno de nosotros. ¿Qué es lo que verdaderamente nos importa: nuestro servicio o lo que la gente piense de nosotros? ¿Por qué nos duele tanto cuando alguien habla mal de nosotros? ¿No será que ponemos muy en alto nuestra autoestima y nuestro prestigio? Analicemos con sinceridad las palabras que hoy nos ofrece Jesús y busquemos una verdadera conversión.







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Antiguo Testamento 25% de descuento
Nuevo Testamento 25% de descuento