Menu


Todo el que pide, recibe
Meditación al Evangelio 5 de marzo de 2020 (audio)


Por: Mons. Enrique Díaz | Fuente: Catholic.net



En días pasados muy llena de tristeza me comentaba una señora que estaba perdiendo la fe porque había hecho mucha oración y ayuno, incluso se levantaba muy de madrugada a pedirle a Dios y que “Dios no cumplía su promesa”. A ella le parecía que pedía “cosas” buenas, pero era eso, “cosas”, y me dio la impresión que, como muchas veces lo hacemos, quería manipular a Dios para que le concediera su capricho. ¿Se contrapone el pasaje de este día con lo que nos sucede? Cristo nos insiste que a quien pida se les dará y que el que busque encontrará.

Pero la oración y el ejemplo de Jesús nos enseñan mucho más. El mismo ejemplo que pone Jesús a continuación diciendo que un padre no puede darle una serpiente a su hijo, podría ser una insinuación de mirar lo que estamos pidiendo. La primera lectura de este día tomada del libro de Ester nos presenta una bellísima oración de la reina a favor de su pueblo. Ella misma se pone en peligro para buscar la salvación del pueblo. Pide: “Dios de Abraham… protégeme porque estoy sola y no tengo más defensor que tú, Señor, y voy a jugarme la vida” Así es la verdadera oración: continua, confiada y comprometedora.

No es una especie de amuleto que nos ganará lo que pretendemos; no es una compraventa de favores que alcanzaremos con “rezar”. Es una relación amorosa que nos pone en manos de nuestro Padre y así esperamos confiados su intervención. En estos días de cuaresma hagamos así nuestra oración y encontraremos a nuestro buen Dios que es un Padre que con mucha mayor razón sabe dar cosas buenas. El pasaje de este día se cierra con una sentencia que convendría también tener en cuenta: “Traten a los demás como quieren que ellos los traten a ustedes”.

Es una regla sencillísima de poner en práctica y de examinar. ¿Esto que le estoy haciendo a mi hermano lo quiero para mí? Entonces lo haré con mucho gusto. Pero si encuentro que es desagradable para mí ¿por qué hacérselo al hermano?







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |