Menu


¿Por qué esta gente busca una señal?
Meditación al Evangelio 17 de febrero de 2020 (audio)


Por: Mons. Enrique Díaz | Fuente: Catholic.net



Hay personas a nuestro lado con una fe muy grande que sienten la presencia de Dios aún en los momentos más difíciles y en los acontecimientos más contradictorios. Es admirable esta gente con una fe a toda prueba. Pero también tenemos muchos ejemplos de lo contrario: personas que a pesar de que han visto en su vida muchos prodigios y muchas manifestaciones del amor de Dios, continúan en su incredulidad. Así pasa también en el Evangelio y hoy encontramos nuevamente a los fariseos en pleito con Jesús.

Ya es una actitud sistemática el oponerse, criticar y dudar. Y todavía piden una señal. No lo hacen con buen corazón, sino queriendo ponerlo a prueba como en anteriores ocasiones. Y Jesús responde que no habrá señales del cielo. Para quien tiene el corazón cerrado no hay señal válida. Han visto el milagro de la multiplicación de los panes, han escuchado las maravillas que ha hecho, conocen su predicación, pero no son capaces de creer por su soberbia, vanidad y quizás conveniencia. Cuando se defienden intereses tan fuertes es difícil tener oídos atentos a una propuesta.

Lo triste es que Cristo “entonces los dejó, se embarcó de nuevo y se fue a la otra orilla”. Esto debe darnos temor: que nuestra cerrazón y obstinación provoquen que Cristo nos deje y se vaya a otra orilla. Hoy Jesús se acerca a nosotros y tenemos que tener la sensibilidad para descubrir su amor: busquemos su palabra, descubramos sus signos y sintamos su presencia. No es difícil mirar las señales de una persona que nos ama tanto, están en todas partes y a cada momento. Hoy pidamos a Jesús diciéndole: “¡Señor, yo creo, pero aumenta mi fe!”







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Antiguo Testamento 25% de descuento
Nuevo Testamento 25% de descuento