Menu


Ustedes anulan la palabra de Dios con las tradiciones de los hombres
Meditación al Evangelio 11 de febrero de 2020 (audio)


Por: Mons. Enrique Díaz | Fuente: Catholic.net



En la primera lectura de este día se nos narra la consagración del templo de Jerusalén. Salomón en su oración nos hace sentir cómo el pueblo siente a Dios vivamente presente en medio de ellos, lo consideran el trascendente y el diverso, pero al mismo tiempo muy cercano y en medio del pueblo.

Cuando se vive esta presencia de Dios y cada momento de la vida está relacionado con Él, tienen sentido los cantos y las alabanzas, los ritos y purificaciones. Desgraciadamente, muchas veces se olvida el sentido y queda el rito hueco y vacío. Jesús, el hombre libre y liberador, hoy responde a la dura crítica de los fariseos y los escribas ante descuido de los discípulos que no se lavaban las manos. 

No es por razones de higiene, sin de purificación. Jesús centra muy claramente el sentido de estos ritos y tradiciones y los obliga a reflexionar profundamente si no han dejado de lado la palabra de Dios para hacer caso a las tradiciones de los hombres. También ahora nos pasa: nos atoramos en tradiciones y ritos que nos hacen olvidar la palabra de Dios. Jesús resalta el compromiso con el Dios de la vida y la relación con las personas.

Para estar cerca de Dios es necesario convertirse y no ampararse en ritos externos. Para ser agradable a Dios se necesita comprometerse con los hermanos en sus necesidades y problemas. El mandamiento del amor está por encima de los ritos y tradiciones. Jesús expone con fuerza, retomando la tradición de los grandes profetas, que la verdadera religión y el verdadero culto es interior, es en la relación cercana del corazón con Dios y en el cumplimiento de sus mandamientos. Jesús une muy estrechamente la fe y el amor; el mandamiento exterior y la obligación interior.

El Papa Francisco nos inste en esta profanación de la religión. Nos decimos católicos porque hemos aceptado algunos ritos como el bautismo y en algunos casos el matrimonio, pero no hemos dejado penetrar el espíritu de Dios en nuestras obras y pensamientos. Junto a la práctica de rituales muchas veces están la injusticia y la mentira. Que hoy nos dejemos tocar por estas palabras de Jesús y revisemos si nuestras tradiciones están respaldadas por el amor a Dios y al prójimo.







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Antiguo Testamento 25% de descuento
Nuevo Testamento 25% de descuento