Menu


Ya está cerca el reino de los cielos
Meditación al Evangelio 6 de enero de 2020 (audio)


Por: Mons. Enrique Díaz | Fuente: Catholic.net



Aunque muchas comunidades hoy celebran el día de Reyes, litúrgicamente ayer clebramos la Epifanía donde Cristo es presentado como la luz de todos los hombres, que rompe todas las barreras y que hace posible la construcción de un mundo nuevo y se hoy se inicia el proceso concreto de la construcción de su Reino.

San Mateo nos presenta a Jesús en la región de Galilea, región marcada por la marginación y el desprecio de Jerusalén que la consideraba: “Galilea de los paganos”. Desde ahí va a iniciar Jesús su camino, desde los pequeños y despreciados. Allí brillará la luz para los pueblos que viven en tinieblas. Los pasos que seguirá Jesús son muy concretos: su predicación inicia pidiendo una conversión. Para seguir a Jesús se tienen que cambiar los planes personales, las estructuras y las ambiciones.

Es un nuevo modo de ver el mundo y una nueva forma de tratar a las personas. Pero no es una conversión moralista, sino un verdadero cambio del corazón que brota al escuchar “la buena nueva”, las noticias que espera el pueblo olvidado y adolorido, la proclama de un “evangelio” de salvación y liberación. Entonces se empiezan a ver los signos concretos de este “Reino” anunciado: “curaba a la gente de toda enfermedad y dolencia”.

Son los signos concretos de la llegada del Reino. Al inicio de este año nuevo, nosotros debemos seguir los pasos  que proclama  Jesús: conversión, anuncio de la Buena Nueva y signos muy concretos en la atención y cuidado de los más olvidados. San Juan en la primera lectura nos ofrece los criterios para reconocer si somos seguidores de Dios y si nos movemos al impulso del espíritu de Dios: ante todo la fe en Cristo, después el amor fraterno y finalmente la fidelidad a los mandamientos de Dios que hace posible la comunión con Dios y con los hermanos, de lo contrario estaremos siguiendo los caminos del mundo.

Hoy, dejando ya los días de vacaciones, es un día oportuno para mirar con calma cómo vamos iniciando nuestro año en el fortalecimiento de la fe, seguimiento de Jesús y la acción concreta de amor a los demás.







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |