Menu


Agradecer y festejar la vida
Entrevista a Alicia Medina


Por: Luis Javier Moxó Soto | Fuente: Catholic.net



Alicia Medina Anquela, 35 años, es educadora social especializada en gestión de proyectos y trabajo de intervención con familias y menores en riesgo de exclusión social en la archidiócesis de Toledo (España).

Alicia, en la segunda fiesta por la mujer y la vida  entrevistamos en el portal ReL a Mónica Moreno Alonso, y por entonces este evento estaba organizado por el arzobispado de Toledo, en colaboración con Cáritas Diocesana de Toledo, la Fundación Centro de Orientación Familiar (COF), la Delegación de Familia y Vida, Delegación de Ocio y Tiempo Libre y Delegación de Pastoral de Adolescencia y Juventud  (SEPAJU). ¿Ha sido también así en esta edición? ¿Cómo ha sido la evolución en actividades, apoyo institucional y de público?

Efectivamente, así ha sido. Ha estado organizado por mismas delegaciones y secretariados, patrocinado por Pulsera Turística de Toledo y con el apoyo fundamental de otros movimientos como son Acción Católica, Movimiento Familiar Cristiano, Equipos de Nuestra Señora, el Grupo Oasis de Toledo, etc…
Como novedad, este año, elegimos como centro neurálgico de la fiesta el Colegio Diocesano “Nuestra Señora de Infantes” de Toledo. La respuesta y el compromiso tanto del público como de las empresas patrocinadores ha sido impresionante, llegando a los más de 1.500 asistentes y 30 patrocinadores. Una bendición.
En cuanto a la evolución de las actividades este año hemos contado con muchas novedades… celebramos la VIDA y por esto organizamos una gran fiesta para todos por todo lo alto. Para ello, se planificaron numerosas actividades para todos los públicos: talleres para los niños, photocall, castillo hinchable, etc…Como novedad se realizó el concurso CANTA POR LA VIDA, en el que varios colegios y parroquias participaron, creando una canción con el lema de la Fiesta ¨La vida vence”.
Fue un día para recordar y para dar gracias a Dios. Esta fiesta poco a poco se va consolidando en Toledo y son muchas las personas que cada año se suman a defender la Vida.

Algunos se preguntan si no fuera mejor hacer esta fiesta por la mujer y la vida, a medio camino entre el Día Internacional de la Mujer 8 de marzo y el Día Mundial de la Vida, que podría ser el 25 de marzo. ¿Por qué se ha escogido este último fin de semana de febrero en esta ocasión? ¿Se ha realizado a nivel diocesano en Toledo algún acto el pasado 25 de noviembre con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, y el 25 de marzo o el 28 de diciembre con ocasión de la protección del concebido no nacido?

Gracias a Dios, dentro del plan pastoral de nuestra diócesis nos encontramos con un gran número de actividades impulsadas por las diferentes delegaciones y secretariados. La Fiesta por la Mujer y la Vida es uno de los actos diocesanos que a más personas reúne en Toledo, un acto diocesano de la Iglesia en Toledo, reuniendo e implicando a muchas delegaciones, secretariados, movimientos y asociaciones se unen para poder llevarla a cabo. Desde Cáritas se coordina pero entre todos hacemos que sea posible, con nuestro arzobispo, don Braulio, a la cabeza.
La fecha está fijada en función de las actividades del Plan Pastoral, y se planifica con mucha antelación. Se elige un día, cercano al mes de marzo, que no afecte al desarrollo de otras actividades y que permita a toda la diócesis participar.
A nivel diocesano, con motivo de los diferentes días internacionales, se han realizado las siguientes actividades:



•    Con motivo del día 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, se llevaron a cabo las I Jornadas de formación en Violencia hacia la Mujer impulsadas desde el Proyecto Rompe tu Silencio y en la cual participaron cincuenta personas de diversos ámbitos: profesionales del ámbito social, jurídico, sanitario, fuerzas de seguridad y voluntarios de diferentes proyectos desarrollados en favor de la mujer.  
•    El 28 de diciembre, desde hace tres años, con el objetivo de recordar a la sociedad que el aborto es un fracaso de todos se viene realizando dos tipos de actuaciones. Por un lado, una campaña de sensibilización y visibilización en las redes sociales, con el #28DConVdeVida. Una campaña que tuvo mucha repercusión en esta edición, y que consiguió que obispos muy mediáticos se hicieran eco del #28DConVdeVida.
•    También realizamos un acto por los no nacidos con lectura de manifiesto y vigilia de oración en las ciudades de Toledo y de Talavera de la Reina.
•    El 8 de marzo, con motivo del Día Internacional de la Mujer, desde la diócesis se impulsó la celebración de una Eucaristía y vigilia por la mujer en las ciudades de Toledo y de Talavera de la Reina.
•    El 25 de marzo nuestra diócesis invita y anima a participar y unirse a la Marcha por la Vida celebrada en Madrid. Además, para todas aquellas personas que no puedan unirse desde el equipo diocesano Evangelium Vitae se propuso para este año el rezo de rosario por las calles de la ciudad de Toledo, vigilia y celebración de la Eucaristía.

Además, todos los 25 de cada mes se realizan diversas publicaciones –en redes sociales y un artículo de opinión del Grupo Areópago- en defensa de la vida humana y oraciones en diferentes puntos de la diócesis.

¿Cuáles son las debilidades, amenazas, fortalezas o logros y oportunidades más importantes hoy en día, en su opinión, para la mujer y la vida de 2019 en España?

La amenaza más grande es la ideología de género, a través de la cual se pretende conseguir la igualdad entre hombres y mujeres destruyendo las diferencias que naturalmente existen entre ambos sexos. Esto sólo provoca mayor confusión y sufrimiento de la persona. Es el mayor peligro porque defiende aspectos que atacan directamente a la mujer con supuestos como la liberación sexual, la defensa del aborto como derecho natural de la mujer, el establecimiento de relaciones inestables…
Una debilidad es la falta de formación e información basada en la verdad. El hecho de que tantas personas asuman y acepten la realidad que presentan tantos medios de comunicación dificulta el trabajo que ofrece una respuesta real a favor de la mujer y la vida del no nacido.
En muchos casos nos hace débiles el miedo a defender la verdad, preferimos mantenernos callados y este silencio corrompe y crea confusión.
Aunque estamos en camino, se ha logrado identificar la necesidad que hay en la sociedad de dar respuesta a tantas carencias, una respuesta que se basa en la esperanza de mejorar, de avanzar y de sanar las heridas.
Afrontando estos retos, tenemos la oportunidad de difundir la verdad, de no callarnos ante tantos ataques que van en contra de la dignidad de la mujer y del no nacido. Esto debe interpelarnos e invitarnos a asumir la responsabilidad de defender la vida y la equidad entre todas las personas.

¿Cuáles son las tareas que han afrontado en la diócesis de Toledo en cuanto a la defensa y protección más urgentes de la mujer, el matrimonio, la familia y la vida, y que parece son los que están más en crisis en este cambio de época? Y ¿cómo ver o transformar estas crisis en oportunidades?



Vivimos en una sociedad herida por una falta de amor que intentamos suplir con cosas que solo crean mayor confusión. Ante esta realidad, la Iglesia de Toledo afronta numerosos retos a los que da respuesta y lo hace teniendo en cuenta los cimientos sobre los que se construyen.
En el 2015 se puso en marcha el proyecto Mater y a raíz de esto, se han llevado a cabo numerosas iniciativas a través de las cuales hemos celebrado la alegría que produce rescatar una vida y hemos acompañado a muchas madres heridas por el aborto.
Estamos convencidos de que luchar contra el aborto es defender la dignidad de la vida y posicionarse a favor de la mujer y su maternidad.
En relación con la lucha contra la violencia hacia la mujer, en septiembre de 2018 se impulsó el proyecto Rompe tu Silencio, que acompaña a mujeres víctimas de violencia y a sus hijos. El objetivo es ofrecerles la oportunidad de salir de estas situaciones tan dolorosas y ayudarles a sanar su sufrimiento.
La diócesis de Toledo está afrontando estas dificultades transmitiendo en todo momento un mensaje de esperanza y caminando al lado de las personas que más sufren.

Muchas gracias, Alicia, por concedernos esta entrevista. Por último, quiero preguntarte de cara a las parejas de novios y matrimonios más jóvenes, ¿qué han pretendido transmitirles con esta fiesta? ¿qué querría decirles ahora a los que de ellos puedan estar leyéndole? ¿y a los que han llegado ya a sus bodas de plata, o de oro incluso, cómo comunicarles la esperanza de que lo que han sembrado en sus hijos (valores y virtudes cristianas familiares) un día dará fruto, a pesar de las apariencias actuales en contra?

Independientemente de la edad o la situación personal de cada uno, el objetivo de la esta es que todos sepamos descubrir el regalo que es la vida, el gran don que todos hemos recibido, y que no podemos ser cómplices de arrebatárselo a otros, prestando especial atención a los más indefensos: los no nacidos. Además, no se trata de quedarnos esto para nosotros, sino que seamos capaces de llevarlo a otros y, de esta manera, poder ir enfrentándonos a una cultura de la muerte, la cual está atacando de forma especial al no nacido y la mujer.
La vida es un don y hay que celebrarla.







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |