Menu



Una semana Santa diferente.

Jóvenes vivirán la experiencia del Camino de Santiago
La peregrinación nos ayuda a volvernos más a Cristo, a seguir su camino, a acercarnos más a Él e interiorizar más el Reino de Dios


Por: Archidiócesis de Santiago de Compostela. | Fuente: es.gaudiumpress.org



Pensando en aquellos jóvenes que no participan activamente la Semana Santa, siendo ajenos a las celebraciones propias de este tiempo, la Archidiócesis de Santiago de Compostela, dese el Departamento de Juventud, está organizando una interesante iniciativa: se trata del Camino de Santiago de Semana Santa para jóvenes y universitarios.

El propósito es aprovechar la experiencia de la peregrinación, que es imagen del camino que cada persona realiza en su existencia, para fomentar la reflexión en la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo.

La peregrinación, a la que están convocados jóvenes a partir de los 14 años, comenzará el Domingo de Ramos -9 de abril-, y culminará el Domingo de Pascua -16 de abril-. El punto de encuentro será el Seminario Menor de Tui donde se pasará la noche, para el día 10 emprender camino en una primera etapa desde Tui hasta Porriño.

De allí, los jóvenes caminarán las siguientes etapas: Porriño - Redodela, Redondela - Pontevedra, Pontevedra - Caldas de Reis, Caldas de Reis - Padrón; y Padrón - Santiago de Compostela.

Justamente, en la Catedral de Santiago de Compostela los participantes del Camino de Semana Santa estarán presenten en la solemne Misa Pascual.



"El hombre por su propia naturaleza es un caminante"

Y es que el Camino de Santiago de Compostela, con siglos de historia, así como otras peregrinaciones, representan la búsqueda de sentido de la vida; una vivencia que enriquece de modo especial a los jóvenes en tiempo de Semana Santa.

Así lo describieron los Obispos del Camino Francés a Santiago de Compostela en la Carta Pastoral "El Camino de Santiago: búsqueda y encuentro", que dieron a conocer en 2015.

En dicho documento, los prelados señalan: "El hombre por su propia naturaleza es un caminante en búsqueda de sentido. No podemos hacer nuestra vida sin una meta que nos oriente, sin un objetivo que nos atraiga y nos ilusione. Una vida sin sentido nos resulta insoportable. Pero en estos tiempos de duda y relativismo, a muchos la razón y la meta de su existencia se les han vuelto inciertas. Los obispos franceses y españoles del Camino de Santiago pensamos que la peregrinación a Compostela puede ayudar a encontrarlas".

"La salida del propio entorno, el abandono de las comodidades habituales, el olvido de las obligaciones cotidianas y de la rutina diaria, nos hacen ver que otro modo de vida es posible, que existen otros valores aparte de los que amamos. Por otro lado, el silencio del camino invita a meditar, su ritmo pausado facilita la reflexión. La austeridad, la disciplina, el esfuerzo sostenido, las privaciones que exige la larga marcha, suponen un señorío del espíritu que nos prepara para recibir la luz", continúan.



También dicen que los amplios horizontes, los paisajes abiertos que se aprecian "incitan a la trascendencia", y el contacto con la naturaleza, es su multitud de colores, climas, amaneceres y atardeceres, "formulan inevitables preguntas sobre su origen y autor (...) e invitan a la búsqueda del Dios escondido".

Igualmente, señalan que "la peregrinación nos ayuda a volvernos más a Cristo, a seguir su camino, a acercarnos más a Él e interiorizar más el Reino de Dios. Pero es también figura de la vida del creyente. Los cristianos somos peregrinos que ‘caminamos en la fe' al encuentro del Señor. Siempre con buen ánimo seguimos su camino hasta llegar a la patria deseada; y, a ejemplo de la Virgen María, nos esforzamos en avanzar en nuestra peregrinación de la fe. Peregrinar es la mejor representación de la vida cristiana".

 







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |