Menu


La ideologia del genero
El cambio de terminos puede llevarnos al cambio de principios


Por: Anonimo | Fuente: Tiempos de Fe, Anio 3 No. 13, Noviembre - Diciembre 2000



Por desgracia se desconocen todas las aplicaciones de la ideología del género. Generalmente se cree que es una nueva forma -más cortés y solidaria- de referirse a los sexos tradicionales; sin embargo, es una ideología que, sirviéndose de un lenguaje ambiguo, persi­gue objetivos muy precisos y definidos.

1. Principios de la ideología del género

Esta ideología define el género como "las relaciones entre mujeres y hombres basadas en roles definidos socialmente que se asignan a uno u otro sexo"(definición propuesta por los directivos de la conferencia de la Organización de las Naciones Unidas en Pequín, en 1995). Este concepto se articula en torno a varias definiciones:

a. "El ser humano es sexualmente polimorfo"

Según la ideología del género, no existen diferencias sexuales: el ser humano nace sexualmente indefinido. Por tanto, los hombres y las mujeres no sienten atracción por las personas del otro sexo por naturaleza, sino por imposición social. Consideran que es preciso declarar la guerra a las dife­rencias biológicas, porque "lo natural no es siempre un valor humano".



b. "Preferencia u orientación sexual"

En vez de dos sexos, para esta ideología existen cinco: heterosexual, homosexual, lesbiana, bisexual y transexual. Según ellos, a todos deben reconocerse los mismos derechos legales: Si la sociedad no hubiera re­primido las diversas orientaciones sexuales, éstas podrían haber estado igualmente ligadas a la reproducción. Así, especulan que la naturaleza po­dría tener recursos para asegurar la procreación con personas de un mis­mo sexo.

c. "Heterosexualidad obligatoria"

Es la "obligación", impuesta por la cultura, de creer que el mundo está di­vidido en dos sexos. Esta "imposición" genera roles para el hombre y la mujer en torno a tres categorías:

* masculinidad y feminidad.



* Relaciones familiares, por la atribución artificial, según ellos, de pape­les como "madre", "padre", "marido " y "mujer".

* Ocupaciones o profesiones: según esta ideología, la sociedad los asigna a uno y otro sexo de modo ar­bitrario. Estas categorías crean los es­tereotipos sociales de hombre y mu­jer, causando la represión femenina.

d. "Homofobia"

La ideología del género se refiere con este término a un supuesto temor a las relaciones efectivas con perso­nas del mismo sexo, cau­sado por la heterosexualidad obligato­ria (cf. punto anterior).

e. "Hegemonía"

Este término se refiere a ideas aceptadas univer­salmente como tales, pero que en realidad, según ellos, son sólo construccio­nes sociales. Tal es el caso de la tradicional diferencia­ción sexual.

f. "Patriarcado, patriarcal"

Institucionalización del control masculino sobre la mujer.

2. Visión neo-marxista

Es muy importante considerar la matriz marxista de esta ideología para comprenderla mejor. El feminismo del género reinterpreta la historia bajo una perspectiva neo-marxista, en la que la mujer se identifica con la clase oprimi­da y el hombre con la opresora. El ma­trimonio monógamo es la síntesis y expresión del dominio del "patriarcado" (cf. punto 6 apartado anterior). Toda diferencia es entendida como sinóni­mo de desigualdad, y por tanto es pre­ciso acabar con ella. El antagonismo se supera con la "lucha de clases".

No se busca, por tanto, el progreso de la mujer, sino la desaparición mis­ma de este concepto. Para ello, se requiere una revolución denominada "desconstrucción", que arranque a la mujer de sus deberes como esposa y como madre.

3. Estrategia: "desconstruir"

Desconstrucción: Así denominan la tarea de denunciar las ideas y el len­guaje hegemónicos. El feminismo del género busca una revolución que abar­que todo, para llegar a una sociedad radicalmente diversa a la actual. Para ello, adopta las siguiente estrategia:

* Alcanzar apoyo económico del Estado para pagar el cuidado de los niños, de modo que la mujer se libere de esa "fuente de esclavización".

* Reclamar la libertad sexual, que incluye el derecho a la preferencia sexual, y los derechos reproductivos; entre éstos últimos se incluye, por su­puesto, el derecho al aborto. En este punto, aunque partiendo de presupues­tos diversos, coinciden con los ecologistas y antinatalistas.

* Difundir la ideología del género a través de los programas educativos de los Estados.

* Agrupar los diversos focos femi­nistas creación de redes.

La desconstrucción se busca prin­cipalmente en los siguientes campos:

1. Desconstrucción de la religión: la fe sería el arma utili­zada por los hombres para someter a las mujeres. Por tanto, es necesario destruir la religión, y de manera particular el cristianismo y toda figura que lo represente. También se propone una "teología del género" cuyo fin es ado­rar no a un Dios, sino a una "diosa". Olvidan que Dios, cómo espíritu, es asexuado.

2. Desconstrucción de la familia: ese sería el lugar donde más se esclaviza y aliena a la mujer. El do­cumento propuesto en Pequín excluía las palabras "madre", "matrimonio", "esposa", etc. Esto es particularmente significativo, tratándose de un documento de la Organización de las Naciones Unidas, pues la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948 defiende enfáticamente la fa­milia y el matrimonio.

3. Desconstrucción de la sociedad: esta ideología busca crear una sociedad sin "clases" de sexo. Se trata de desconstruir el len­guaje, la reproducción, la sexualidad, la educación y toda la cultura.

Conclusión

No obstante sus patentes contradic­ciones, esta ideología se encuentra en pujante expansión. Ya está presente en materiales educativos de colegios y prestigiosas universidades, sobre todo de Estados Unidos. En este país está colocándose poco a poco en el centro de la cultura, y encuentra amplia difusión a través de la televisión, el cine y los demás medios de comuni­cación. Dado el liderazgo cultural y económico de los Estados Unidos, se prevé que la ideología del género lle­gará a muchos más países.

"... el "feminismo del género" es un sistema cerrado contra el cual no hay forma de argumentar. No puede ape­larse a la naturaleza, ni a la razón, la experiencia, o las opiniones y deseos de mujeres verdaderas, porque según las "feministas del género" todo esto es "socialmente construido". No impor­ta cuánta evidencia se acumule contra sus ideas; ellas continuarán insistien­do que es simplemente prueba adicio­nal de la conspiración masiva en con­tra de la mujer".

 

Recensión del folleto* La Ideología de Género, sus peligros y alcances, publicado en 1997 por la Unión Nacional de Padres de Familia, A.C.

Para mayor información, comunicarse con el Sr. Marco Tulio Mendoza al 01.5.687.73.63

* Folleto preparado con base en un documento publicado por la Comisión Episcopal de Apostolado Laical, Conferencia Episcopal Peruana







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |