Menu


1.5 millones de católicos celebran al Nazareno Negro en Filipinas
La procesión comenzó en la madrugada y el recorrido fue de tres kilómetros hasta llegar a la Basílica de Quiapo


Por: María Ximena Rondón | Fuente: ACI Prensa



Superando las recientes amenazas terroristas de extremistas musulmanes, más de un millón y medio de fieles participaron el pasado lunes 9 de enero de 2017 en Manila (Filipinas) de la procesión anual del Nazareno Negro.

Historia

Nuestro Padre Jesús Nazareno, popularmente llamado el Nazareno Negro o el Cristo Negro es una imagen que representa a Jesucristo de Nazaret que se venera en la Basílica Menor del Nazareno Negro en Quiapo (Manila, Filipinas).

La imagen es de madera y de tamaño natural, goza de gran devoción y es considerada como una imagen milagrosa por los filipinos devotos.

La talla original fue hecha por un carpintero mexicano anónimo en 1606, y llegó a las Islas Filipinas a través un galeón desde Acapulco (México). La tradición popular atribuye el color del Nazareno Negro al incendio del barco que lo transportaba que ennegreció la talla. Otra versión atribuye la peculiaridad a que el artesano mexicano que talló la escultura quiso estampar la misma tonalidad de su piel a la obra.



En 1650 el Papa Inocencio X aprobó el culto a la imagen y autorizó la Cofradía de Nuestro Santo Jesús Nazareno. El Papa Pío VII dio su bendición apostólica a la imagen del Cristo y a su culto en 1880 y concedió la indulgencia plenaria a los que piadosamente rezaran ante la imagen.

Registros antiguos desvelan que había dos imágenes idénticas del Nazareno Negro en Manila. El primero se encontraba en la Iglesia de San Nicolás de Tolentino en Bagumbayan y posteriormente trasladado al distrito de Intramuros cuando la antigua iglesia fue demolida. Este Nazareno Negro fue bombardeado y destruido en la Batalla de Manila en 1945.

La otra talla fue regalada por los sacerdotes agustinos recoletos a la actual Basílica del Nazareno Negro de Quiapo, y ha sido a menudo confundida por muchos como la primera imagen destruida durante la guerra.

Para proteger la imagen, la Basílica de Quiapo encargó una réplica. La cabeza y las manos de la imagen original se encuentra ahora en un nuevo cuerpo, mientras que el torso antiguo contiene la nueva cabeza y las nuevas manos. Ambas imágenes se utilizan para las procesiones, alternando cada dos años excepto en 2007, cuando la estatua entera se puso de nuevo en su conjunto por su 400 aniversario.

Todos los viernes del año se conoce localmente como el "Día de Quiapo", este día está dedicado al Nazareno Negro, con una novena que se celebra no sólo en la propia Basílica del Nazareno Negro sino también en otras iglesias de todo el país.



La procesión de 2017

La procesión, conocida por los locales como “Traslación”, comenzó en la madrugada y el recorrido fue de tres kilómetros hasta llegar a la Basílica de Quiapo, donde se guarda la imagen original que está expuesta para la veneración durante el día.

Medidas de seguridad

Las autoridades no permitieron el uso de drones, prohibieron a la gente que portara armas de fuego y mochilas e incluso interrumpieron las señales de teléfonos móviles.

Estas medidas se tomaron ya que la policía advirtió la posibilidad de que los militantes musulmanes que estaban tratando de alinearse con el Estado Islámico, pudiesen atentar contra la procesión.

Sin embargo, el jefe de la policía nacional, Ronald Dela Rosa, afirmó que si bien no se registró una amenaza en el evento se mantuvieron alertas porque la semana pasada murió un líder extremista en un enfrentamiento de la policía y temían una represalia de los yihadistas.

Atentados en 2016

En diciembre del año pasado mientras se celebraba la Misa de Nochebuena, en el Santuario Arquidiocesano del Santo Niño, ubicado en la isla filipina de Mindanao, una persona no identificada detonó una granada cerca del templo y dejó un saldo de 16 heridos.

Actualmente en Mindanao hay un conflicto armado contra el gobierno por parte de los grupos extremistas Frente Moro de Liberación Islámica, el Frente Moro de Liberación Nacional y Abu Sayyaf. El presidente Rodrigo Duterte advirtió en noviembre de 2016 que los terroristas estaban secuestrando a gente casi todos los días y que la rebelión está cobrando fuerza en la zona.

También en noviembre la Conferencia Episcopal de Filipinas informó que debido al incremento de actividad terrorista en el país las Misas y otras celebraciones litúrgicas podían quedar suspendidas en Manila.

El día 27 de ese mes justo cuando la gente salía de Misa, una bomba explotó en la puerta de una iglesia católica en la ciudad de Esperanza.

Con información publicada originalmente en ACI Prensa

 







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |