Menu


¿Existe el diablo?
¿Existe realmente el diablo? ¿Quien o que es el diablo? ¿Qué dice la relevación cristiana? ¿Cuáles son las actitudes con que debe comportarse un cristiano delante de esta realidad?


Por: DR. Joseph Tham | Fuente: Escuela de la Fe



Hace unos días, vino una señora que me pregunto sobre la existencia del diablo. Tenia dudas porque leyó un articulo en el que el autor afirma qla noo-existencia del demonio, diciendo que es un invento de los ombres y sirve como un escape.

Para responderle a esta señora, primero quiero plantear algunas preguntas:

¿Existe realmente el diablo? ¿Quien o que es el diablo? ¿Qué dice la relevación cristiana? ¿Cuáles son las actitudes con que debe comportarse un cristiano delante de esta realidad?

 

Los demonios en la revelación cristiana



Antiguo testamento

La sagrada escritura nos presenta los demonios como algo muy real y presente. Descubrimos que tienen una fuerza superior de los hombre. Y el diablo es algo o alguien personal que atribuye la biblia, varios hombres. Ellos son aquellos que desobedecieron a Dios y fueron condenados eternamente al infierno. Su caída fue irrevocable y, por eso, están eternamente separados de Dios (cfr. 2 Pe 2, 4; 1 Jn 3, 8; Jn 8, 44; CIC 391-393) Desde entonces, sus obras consisten en tentar a los hombres incitándoles a rebelarse contra Dios, como ellos mismos han hecho.

El libro del génesis, nos cuenta del pecado original cuando Adán y Eva cayeron bajo la influencia y el engaño del diablo apareciendo como una serpiente. (Gen 3, 1-5 Sab 2, 24)

 

Evangelio



El señor Jesucristo se encarno precisamente para salvaron de la triste situación, de los hombres después de la caída. El tomo muy seriamente la existencia de los demonios en su misión. Al inicio de su ministerio, tenia que confrontar al  diablo en el desierto por 40 dias. (MT 4, 1-11, Mc 1, 12, Lc 4, 1-13)

“Acabando todo genero de tentaciones”, dice el Evangelio de San Lucas, “el diablo se retiro de El hasta el tiempo determinado”.

Jesus decía que “el diablo es homicida desde el principio y no se mantuvo en la verdad, porque la verdad no estaba en el”. (Jn 8,44) cuando volvieron los 72 discipulos diciendo: “Señor, en tu nombre sometimos hasta a los demonios”, contesto Jesus, “yo veía a Satanas caer de Cielo como un rayo. Sepan que les di poder para andar sobre serpientes y escorpiones y sobre todo enemigo”. (Lc 10, 17-18) es obvio que el diablo no es una figura metaforica para Jesus, y el manifestaba su poder sobre los demonios en sus curaciones de los posesos.

 

Cartas de los apóstoles

En las cartas de los apóstoles, fácilmente vemos que el diablo es una fuerza personal que nos confronta. “sean sobrios y estén despiertos, porque su enemigo, el diablo, ronda como león rugiente, buscando a quien devorar. Resístanle firmes en la fe”. (1 Pe 5, 8-9) Por esta razón, San Pablo nos aconsejo, “revestios de las armas de Dios para poder resistir a las asechanzas del Diablo. Porque nuestra lucha no es contra la carne y la sangre, sino contra los Principados, contra las Protestades, contra los Dominadores de este mundo tenebroso, contra los Espiritus del Mal que están en las alturas”. (Ef 6, 11-12)

 

Padres de la iglesia

Desde los primeros pasos de la iglesia, los padres en sus cartas  y sermones nos alertan sobre la realidad del diablo y sus engaños. Veamos algunos de estos. Dice San Atanasio, “Nuestro enemigo el diablo nos rodea siempre, tratando de quitarnos la semilla de la palabra que ha sido puesta en nosotros” (Catena Aurea, VI) “El lobo roba y dispersa las ovejas, porque a unos los arrastra a la impureza, a otros inflama con la avaricia, a otros los separa por medio de la ira, a este le estimula con la envidia, al otro le incita con el engaño. De la misma manera que el lobo dispersa las ovejas de un rebaño y las mata, asi también hace el diablo con las almas de los fieles por medio de las tentaciones! (San Gregorio Magno, Homilia 14 sobre los Evangelios) El doctor angélico, Santo tomas de Aquino decía, “Dos pasos del diablo: el primero engaña, y después de engañar intenta retener en el pecado cometido”. (Sobre el Padrenuestro)Catequesis de la Iglesia

Nos dejo una doctrina cristiana sobre los demonios en el Magisterio orinario de la Iglesia: siguiendo la Escrituraa y la Tradicion de la Inglesia, afirma que existe  el infierno y el diablo. El concilio ecuménico letran IC (años 1215) definio que “el diablo y otros demonios fueron creados por Dios con una naturaleza buena, pero se hicieron a si mismos malos” (DS 800, CIC 391) Podemos encontrar esta enseñanza muy sintéticamente en el nuevo catecismo de la Iglesia Catolica en los números 391 – 395. Y en resumen, “Satanas o el diablo y los otros demonios son angeles caidos por haber rechazado libremente servir a Dios y su designio. Su opción contra Dios es definitiva. Intentan asociar al hombre su rebelión contra dios” (CIC 414).

 

Experiencia de los demonios y del mal

Testimonios de los santos

En las vidas de mucos santos y santas, nos revelan su relación intima con Dios. Curiosamente, ellos mismo hablan de experiencias fuertes de los demonios que les molestaban con tentaciones y manifestaciones. Parece que a las personas que están mas cerca de Dios, los demonios no les dejan, las asechan con mayor insitencia. Por ejemplo, San Francisco tenia en sus escrios diálogos muy reales y a veces chistoso con el demonio que vino a tentarle.

Otros misticos como Santa Teres de Avila, San Juan de la Cruz, santa Catalina de Siena nos hablan  de los engaños y tácticas de los demonios que ellos mismos tuvieron que contrarrestar.

San Juan Maria Vianney, el Cura de Ars, tenia experiencias muy fuertes del demonio. Fue confesor extraordinario y quedaba en el confesionario a lo largo de los días. Decía que cuando le atacaba el demonio, a veces con golpes (una vez quemo su cama), el sabia que esperaba le llegara un gran pecador al dia siguiente que venia a pedir el sacramento de la reconciliación. Y por  eso le molestaba el demonio.

 

Posesos y exorcismos

Gracias a la redención de cristo, en el cristianismo son raros los casos de posesión diabólica. Pero todavía, la iglesia católica tiene el poder, recibido de Cristo, de arrojar al demonio de una persona posesa, de un lugar o de un objetivo, por medio del exorcismo. La iglesia siempre es muy prudente antes los casos de los posesos.

Pide, primero, el diagnostico de los médicos y psicólogos para cerciorarse de que no son casos físicos o enfermedades mentales antes que proceder.

Recientemente, el Vaticano dio a conocer un nuevo manual de exorcismo en enero de 1999 que reemplaza al antiguo ritual romano de 1614 (De Exorcismis et supplicationibus Quibusdam). Decía que todavía , en ocasiones excepcionales, necesita una ayuda de un sacerdote piadoso, santo, prudente y entendido para practicar los exorcismos.

 

Experiencias de la maldad

Todos nosotros tenemos la experiencia del mal. Vemos y escuchamos todos los días hechos en el mundo: guerras, desastres naturales, robos, homicidios, violencias, accidentes, etc.

Todo esto no tiene origen en Dios, sino en el maligno. Además, experimentamos a veces nosotros mismo la tendencia al mal y en muchas ocasiones constatamos el consentimiento de este: mentiras, injusticias, falta de caridad… aunque no lo deseemos hacer. Sentimos que el mal es algo fuera de nosotros, algo o alguien que nos empuja hacer lo que no queremos.

San Pablo lo resume “De hecho, no hago bien que quiero, sino el mal que no quiero”. (Rm 7, 19) Surge la pregunta ¿de donde viene el mal? No puede venir de nosotros mismo por dos razones. Si el mal proviniera de nosotros mismo, podríamos dominarlo eventualmente con nuestros propios esfuerzos. Además, si el mal viniera de nuestra decisión, hubiéramos podido entonces decidir que el mal no es  tan mal, seria ¡un bien! Pero no podemos justificar nunca el mal como un bien.

Por eso, reconozcamos que el mal no es solo una proyección de lo que tenemos dentro. Existe el mal porque existe el pecado y las tentaciones de los demonios que son una fuerza espiritual contra de nosotros “Por lo tanto, si hago lo que no quiero, no soy yo quien esta haciendo el mal, sino el pecado que esta dentro de mi” concluye San Pablo (Rm 7, 20)

 

Actitud de un cristiano ante el diablo

¿Cuál seria la actitud de los cristianos delante  de esta realidad de los demonios? No tengamos miedo, por que Cristo ha vencido la muerte (el demonio) por su cruz y resurrección. Si vivimos en un estado de gracia, comportándonos de acuerdo a una nueva vida que Cristo con su victoria sobre el diablo nos merecio, o tenemos nada que temer.

Dice en la catequesis del Papa de este verano, “Los buenos catolicos no tienen nada que temer, ni caer en psicosis y angustias, para ellos el pensamiento del infierno (añado los demonios) es una saludable advertencia a la libertad”.

El catecismo dice << sin embargo, el poder de Satanas no es infinito. No es mas que una criatura, poderosa por el hecho de ser espíritu puro, pero siempre criatura: no puede impedir la edificación del Reino de dios>>

Aunque Satanas actue en el mundo por odio contra Dios y su Reino en Jesucristo, y aunque su acción cause graves daños – de naturaleza espiritual e indirectamente incluso de naturaleza física – en cada hombre y en la sociedad, esta acción es permitida por la divina providencia que con fuerza y dulzura dirige la historia del hombre del mundo.

El que Dios permita la actividad diabólica es un gran misterio, pero nosotros sabemos que en todas las cosas interviene Dios para bien de los que le aman (Rm 8,28).

Pues, en el mundo, vamos a tener tentaciones todavía por la consecuencia del pecado original. <

El pecado original entraña la servidumbre bajo el poder del que poseía el imperio de la muerte, es decir, del diablo (Cc, de Trento: DS1511, cfr. Hb 2, 14; (CIC 407)>>.

El consejo de San Pablo fue: “Por eso, tomad las armas de Dios, para que podáis resistir en el dia malo, y después de haber vencido todo, mantenernos firmes. ¡En pie! Pues ceñida vuestra cintura con la Verdad y revestidos de la Justicia como coraza, calzaos los pies con el Celo por el Evangelio de la paz, tengan siempre el escudo de la Fe, para que podáis detener con el todos los encendidos dardos del maligno. Tomad también el yelmo de la salvación y la espada del espíritu, que es la palabra de dios; siempre en oración y suplica, orando en toda ocasión… “(Ef 6, 13-18)

 

Conclusión

El diablo existe y esta muy activo en el mundo de hoy, quizá uno de sus engaños es que pongamos en duda su existencia. El C, S, Lewis, en su libro Cartas a Screwtape, presento como una serie de cartas del demonio mayor a un demonio joven dándole los trucos para tentar a su victima: un cristiano. En una de las cartas, el consejo del demonio mayor fue engañar a su victima convenciéndole de la no existencia de los demonios. Si los demonios no existieran, si fuera un invento como fruto del espanto de la gente “poco inteligente”, el tiene a su favor el campo para actuar con mayo libertad. Asi, explico el demonio mayor a su súbdito: “tendrá mas éxito en sus tentaciones”.

Nosotros no podemos caer en el engaño de pensar que los demonios no existen, sino tenemos que conocer las tácticas de los malvados para superarlos en nuestra vida de santificación.

 

 

 

Facebook

Twitter


* Para mayor información, visita nuestra Comunidad de Catequistas y Evangelizadores.

* ¿Dudas, inquietudes? Pregúntale a un experto

* ¿Te gustó nuestro servicio?   Suscríbete a nuestro boletín mensual

* Comparte con nosotros tu opinión y participa en nuestros foros de discusión":Foros de discusión de Catholic.net

 







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |