Menu



Forum en Barcelona. Noviembre 20015

Los Nobel de la Paz: «un mundo de compasión»
La comunidad internacional debe plantear como criterio básico de las propias acciones «el supremo valor de la compasión y otros valores universales»


Por: Paolo Affatato | Fuente: vaticaninsider.lastampa.it



«La auténtica seguridad personal, nacional y global, se encuentra aplicando la práctica de la compasión»: los Nobel de la paz, reunidos en el encuentro de Barcelona, después de tres días de intenso debate, marcado por los atentados en París, insisten en la convicción los anima profundamente. «La solución no es la fuerza militar o la posesión y la amenaza de las armas nucleares, sino el pleno respeto del derecho internacional humanitario y la cooperación global», sobre todo en relación con una cuestión como la de los refugiados, que tiene que ver tanto con Europa como con los países del Mediterráneo, del Medio Oriente y de África.
 
Por ello, piden los líderes, «urge duplicar los esfuerzos para llevar la paz a Siria, Afganistán, Irak, Yemen, Ucrania, Palestina e Israel, Somalia, Sudán del Sur y la República Centroafricana», por citar algunos de los escenarios de conflicto más dramáticos.

En la reunión catalana, que concluyó con una declaración final, participaron, entre otras personalidades como la iraní Shirin Ebadi, el líder polaco Lech Walesa, los irlandeses Mairead Maguire y David Trimble, o Tawakkol Karman, la mujer yemení que fue premiada en 2011.

Los premios Nobel se declararon «profundamente consternados e indignados por la barbara masacre de personas inocentes en París», y observaron que «este ataque ultrajante subraya la necesidad urgente de afrontar las causas profundas de la crisis actual de los refugiados y de la inseguridad en el mundo».
 
«Esta situación —prosiguieron— no debería degenerar en la estigmatización de los refugiados o de la comunidad musulmana. Nos unimos a millones de individuos, organizaciones, comunidades y  ciudades que todos los días hacen la diferencia, trabajando por un mundo más pacífico».

Una palabra-clave del texto dado a conocer por el fórum de los Nobel de la Paz (que se reúnen periódicamente para seguir mandando al mundo un mensaje de reconciliación y esperanza) es «compasión». En el enfoque de uno de los líderes que hicieron la historia del Premio Nobel, comprometiéndose en diferentes contextos del mundo, se encuentra en perfecta sintonía con las palabras de Papa Francisco.

«Elevemos nuestras voces juntos, invocando compasión por los millones de refugiados, obligados a dejar sus casas. La manera para proteger su dignidad intrínseca es la medida de nuestra humanidad», indicaron recordando principalmente la condición en la que se encuentran miles de mujeres y niños.



Según los Premios Nobel, la crisis internacional de los prófugos y el fenómeno de la migración tienen raíces en otras cuestiones, de mayor alcance, que afectan a toda la humanidad: entre estas están el militarismo, el nacionalismo extremo y el uso de la fuerza para perseguir intereses estratégicos, financieros e ideológicos; la distorsión de creencias religiosas que llevan a horribles actos de violencia; la corrupción extendida y la falta del estado de derecho; las desigualdades en el bienestar económico y social; el aumento del impacto del cambio climático.

«Estamos convencidos de que muchos de estos problemas pueden ser afrontados y resueltos -indicaron las personalidades reunidas en Barcelona- si la comunidad internacional se compromete para alcanzar los 17 Objetivos de desarrollo sostenible identificados por la ONU», y para plantear como criterio básico de las propias acciones «el supremo valor de la compasión y otros valores universales». Estos ayudarán a la promoción del «buen gobierno, basado en el respeto de los derechos humanos fundamentales y del estado de derecho», y a prevenir «conflictos, reconociendo el valor de la diversidad y protegiendo los derechos de las minorías».

Comprometidos desde siempre en el uso de los medios diplomáticos y la negociación para la solución de los conflictos que ensangrientan el planeta, los Premios Nobel de la Paz invitan a las naciones del mundo a «destinar por lo menos el 10% del gasto militar anual», de casi dos mil millones de dólares, «para poner en marcha programas coherentes con los Objetivos de desarrollo sostenible», y a poner en práctica plenamente «el tratado sobre el comercio de las armas, frenando el tráfico ilegal», que ha beneficiado a grupos terroristas como el llamado Estado Islámico.

La ‘letanía’ de la «nueva carrera armamentista» solo provocará más violencia y muerte, repiten, mientras, sobre todo después de la tragedia de París, se necesita inundar al mundo con «una ofensiva de compasión». Palabras que reflejan en varios puntos el pensamiento que ha expresado Papa Francisco.









Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |