Menu



Movimientos y Asociaciones

El cerebro del niño explicado a los padres, por el Dr. Álvaro Bilbao
Es muy importante educar a los niños desde casa, haciéndoles conscientes de cómo su cabecita se “engancha” a la tecnología, ayudarles a tener autocontrol, con normas claras y tiempos de uso muy limitados y ofrecerles siempre alternativas fuera del mundo digital que resulten interesantes.


Por: Luis Javier Moxó Soto | Fuente: Catholic.net



Álvaro Bilbao es doctor en Psicología, neuropsicólogo y padre de tres niños. Formado en el Hospital John Hopkins y el Kennedy Krieger Institute, ha colaborado con la Organización Mundial de la Salud y sus investigaciones e han valido diversos premios en el ámbito de la psicología y la neurociencia.

Experto en plasticidad cerebral, trabaja cada día aplicando sus conocimientos sobre el cerebro en la rehabilitación intelectual de personas con daño cerebral, y también como psicoterapeuta.

Le pregunto acerca de su último libro “El cerebro del niño explicado a los padres”, de Editorial Plataforma.

 

Álvaro, ¿la neurociencia acerca del funcionamiento del cerebro infantil, por ejemplo de cero a cinco o seis años, es capaz de ayudar a padres, orientadores, docentes y médicos en la prevención de un fracaso escolar, y una mejor adaptación e integración de los niños?




Sin lugar a dudas. Sabemos que los docentes y padres que conocen más acerca del cerebro del niño, aquellos que saben cómo apoyar su desarrollo de una manera saludable, son una influencia más positiva en su crecimiento intelectual y emocional. Hoy en día la ciencia pone a nuestra disposición muchos conocimientos y herramientas que pueden ayudar tanto a los mayores como a los pequeños haciendo su relación más satisfactoria y positiva.

¿Cree que aplicar adecuadamente las "herramientas" como motivar, poner límites, comunicarse, tener empatía, son suficientes para combatir otras influencias externas que también intervienen en el desarrollo intelectual y emocional, como los medios de comunicación y las nuevas tecnologías?
 

Los padres de hoy deben tener múltiples recursos, aunque el fin sea siempre tener una relación cercana y de confianza que les permita ayudar al niño. Sin lugar a dudas estas herramientas, bien explicadas y utilizadas, como explico en el libro ayudan muchísimo. Es cierto que hay muchas influencias que pueden repercutir negativamente en el desarrollo del niño, la publicidad, las noticias violentas, las nuevas tecnologías, o los propios valores negativos de nuestra sociedad que pueden encontrarse en otros padres y compañeros de clase. Sin embargo, creo que todos estos estímulos pueden ser oportunidades para aprender y generar madurez en el niño o adolescente. Para ello los padres pueden apoyarse en límites, refuerzos, empatía y comunicación, pero también en otras herramientas como la educación en valores o el sentido del humor. Los padres que educan a sus hijos en la fe, también pueden apoyarse en ella, ya que los valores que transmite de esfuerzo, generosidad, compasión y amor, van a ofrecer una guía clara, que el niño, el adolescente y en un futuro el adulto podrán seguir para actuar de una manera que contribuya a su desarrollo.

 

¿Cuáles serían los objetivos o metas a los que llegaría un niño, y después adulto con una óptima inteligencia emocional?




El niño con buena inteligencia emocional puede saber decir que no cuando un compañero le tienta a hacer algo que no quiere,  busca la comunicación con el adulto cuando tiene dudas,  evita relaciones negativas o amigos que abusan o aprovechan de él, suele evitar discusiones y peleas (no por miedo, simplemente no le interesan) y suele ser capaz de manejar la frustración con mayor "deportividad". Cuando llega a la vida adulta, estos niños se convierten en adultos más capaces de sentirse satisfechos con sus amistades, con sus trabajos y, en general con sus metas en la vida. Las personas con mayor inteligencia emocional suelen ser vistos por los demás como líderes dignos de confianza, son mejores para negociar y llegar a acuerdos profesionales, sociales y sentimentales y son más resistentes al estrés y la depresión. En realidad cuando un adulto o un niño tienen una mayor inteligencia emocional lo que ocurre es que pensamiento, sentimiento y acción son capaces de armonizarse y actuar en la misma dirección, lo que facilita que la persona se sienta en paz consigo mismo y con los demás. Educar en inteligencia emocional son todo ventajas.

 

Llama la atención el capítulo dedicado a la inteligencia visual, pues destaca la importancia de la percepción y su relación con la inteligencia. ¿Qué añadiría al trabajo sobre el dibujo y las artes plásticas que se hace en los colegios y los hogares?


Se pueden hacer muchas cosas. Se pueden interpretar caras, hacer mímica ya que ayuda a la cognición social o lo que es lo mismo la capacidad de entender e interpretar gestos e intenciones de otras personas. También podemos invitar al niño a hacer retratos, planos de la cocina, el cuarto de los juguetes o de la calle donde vivimos. Además fe todo esto podemos interaccionar con el niño utilizando palabras que indiquen profundidad, volumen, posición, distancia, etc.

 

Cuando uno lee su capítulo final sobre "las mejores aplicaciones para niños menores de seis años" aparece una frase de Bill Gates sobre la necesidad de tener libros antes que ordenadores, ¿cómo mantener la destreza y el hábito de la lectura en la era digital?

La verdad es que puede resultar algo difícil. Al niño que juega y se entretiene en el mundo digital, los libros, el encerado, la pizarra e incluso el propio maestro le pueden parecer lentos y aburridos. El mundo tecnológico resulta muy rápido, estimulante y gratificante y eso puede hacer que el niño desarrolle una necesidad por entretenerse a este ritmo frenético. Creo que es muy importante educar a los niños desde casa, haciéndoles consciente de cómo su cabecita se “engancha” en este tipo de tecnología, ayudarles a tener autocontrol, con normas claras y tiempos de uso muy limitados y ofrecerles siempre alternativas fuera del mundo digital que resulten interesantes. Un truco que difícilmente puede fallar es inculcar el amor por la lectura desde que son muy pequeños, leyéndoles un cuento cada noche, y a medida que van haciéndose mayores cumplir la regla de que el niño puede leer siempre el cuento que él o ella elija. Si los padres eligieran los video juegos de sus hijos y los niños fueran libres de elegir el cuento que quisieran (justo lo contrario de lo que pasa en muchos hogares) posiblemente los niños leerían más libros. La ganadora del Global Prize Teacher del año 2015, Nancy Atwell, utilizó esta misma técnica de dar a los niños total libertad en los libros que leen y consiguió que su alumnos leyeran el doble de libros que los niños de otras escuelas a nivel nacional. Sin lugar a dudas el amor por la lectura se desarrolla en las rodillas de los padres y haciendo que el motor de la lectura sea el propio niño.

 

Álvaro, muchas gracias por esta entrevista tan interesante. ¿Desea hacernos algún comentario más acerca de este manual práctico que sintetiza los conocimientos que la neurociencia ofrece a padres y educadores, con el fin de que puedan ayudar a los niños a alcanzar un desarrollo intelectual y emocional  pleno?

Sí, por favor no te olvides de poner, cuando hables de mí y del libro mi página web (www.elcerebrodelniño.com). Desde mi web se puede comprar el libro desde cualquier lugar del mundo y además ofrezco cursos muy interesantes que ya han hecho personas de 20 países. 

Me encantaría poder hacer una oferta para el curso online para todos los seguidores de es.catholic.net. Se trata de un curso de descubrimiento del cerebro del niño para padres y maestros. Está considerado el mejor curso de Parenting y educación en español del mundo.

Con este enlace cualquier seguidor de es.catholic.net podrá inscribirse al curso con un precio superreducido y especial. Son más de 6 horas de video, ejercicios prácticos, lecturas y tutorías online, que puede hacer cualquier padre o madre desde cualquier lugar del mundo. 

Si ustedes están interesados yo estaré encantado que todas las personas que así lo quieran lo puedan seguir. Yo soy católico practicante y educo a mis hijos en la fe cristiana y creo sinceramente que todo lo que se pueda contribuir a ayudar a otras familias es poco.







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |