Menu


¿Por qué una reforma constitucional?
La explicación de la relación de las legislaciones y la familia


Por: Juan M. Dabdoub Giacoman | Fuente: http://confamilia.org.mx/index.php



La situación de las familias mexicanas ha estado sujeta a los vaivenes de las decisiones de burócratas, políticos, legisladores y jueces, que, sin más sustento que su propia opinión, han tergiversado la naturaleza de la condición humana, su sexualidad y su vida familiar.

Así, han cambiado y violado leyes, adoctrinado a los niños y adolescentes de las escuelas públicas (casi el 90% de la población estudiantil) y puesto a nuestros hijos, y a nuestra familia entera, al servicio de la burocracia de la ONU y de gobiernos extranjeros.

Lo anterior ha generado un entorno social avasallador, completamente contrario a los valores y tradiciones de Mexico; donde la ausencia de la ley ha potenciado el caos.

Por lo tanto, buscando recuperar el control del destino de nuestras familias, los ciudadanos mexicanos hemos decidido cambiar la Constitución, que es la ley suprema de nuestro país.

Porque lo anterior solo lo podremos lograr cuando establezcamos claramente en la Constitución:



Lo que es y no es la familia y el matrimonio natural,
El derecho de los padres a educar a sus hijos,
El derecho de los hijos a tener papá y mamá,
El que la educación del Estado sea objetiva y basada en la ciencia y no en ideologías,
El que nuestros hijos y nietos puedan crecer en un entorno donde prime la justicia al alcance de todos (sin los escandalosos niveles de impunidad y corrupción del actual sistema de procuración y administración de justicia) y,
El que el Estado otorgue la protección a las familias como el derecho humano fundamental que es.
Solo entonces, seremos dueños de nuestras vidas y podremos cuidar de nuestros seres queridos.

Para presentar la Iniciativa de Reforma Constitucional Ciudadana se requieren 110,000 firmas aproximadamente; pero no queremos solo “cumplir el requisito”.

Queremos mostrar nuestra preocupación, nuestra inconformidad, nuestra fuerza como ciudadanos, para que la iniciativa no se “atoré en el escritorio de los legisladores”.

Es por eso que vamos por varios cientos de miles de firmas a través de toda la nación, apoyados en un movimiento ciudadano nunca visto en México, al cual, después de sólo tres semanas, ya se han sumado más de 20 ciudades.

Las firmas de apoyo deben de ser autógrafas; esto es, “de puño y letra” del ciudadano, tal y como aparece en su credencial de elector.



Cada una de las ciudades que ya se han integrado al proyecto tienen una cuenta de correo, la cual pueden buscar en nuestro sitio web para preguntar en qué partes de la ciudad pueden ir a firmar o a sumarse a la recolección de firmas.

Más información aqui







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |