Menu


Ciertas características que el hombre busca en una mujer
Toda mujer tiene su belleza única, su encanto propio


Por: Sandro Arquejada | Fuente: Cançao nova



Generalmente, escribo para los hombres, pero esta vez creo que el asunto es interesante para las mujeres. Será muy valioso revelar para el sexo opuesto aquello que hace bien para el ser masculino, pues hay una enorme contribución que la mujer puede promover en nuestra vida, simplemente por comprendernos mejor. La mujer tiene el poder de elevar o destruir a un hombre.

Sin más “demoras”, aquí van algunas pistas para el público femenino:

1. Belleza y femineidad
De los cinco sentidos, el único que está más desarrollado en el hombre que en la mujer es el de la visión. ¡Estamos muy vueltos a aquello que es visual, por eso, la belleza femenina nos encanta tanto! La primera cosa que hará que un hombre note a una mujer es la belleza de ella.

Y para el hombre cristiano no es cualquier belleza, sino la que transparente el corazón. Con eso, quiero decir que la mujer no precisa apelar a la sensualidad, principalmente en la manera de vestir. Él va a asociar eso a los valores contrarios a los que busca en una compañera. Llamar la atención de esa forma, puede funcionar en el momento, pero será una atención vacía y superficial. Quien mira para ti solo como atractivo físico, difícilmente querrá saber de tus atributos intelectuales y morales.

Créelo: en el momento en que decide enamorarse, el hombre valora y se interesa por el misterio (encanto particular) que la mujer tiene, y que protege más por medio del recato que por las curvas femeninas.



Encara la femineidad como sobriedad en el vestir, en el hablar y en tus actitudes. El conjunto de lo que vistes y expresas puede demostrar que tu estilo es romántico o de actitud, o incluso que eres práctica y “descolada”, sin dejar de ser mujer.

Dedícate a tu arreglo –maquillaje y vestido– para valorar lo que eres, pero, más allá de eso, es importante que estés bien contigo y con Dios, y tu belleza y femineidad van a aflorar naturalmente.

2. Expresar admiración y reconocimiento

La opinión de la compañera es una gran referencia para el hombre con respecto a sí mismo. Aunque tal vez parezca que los hombres no las oigan, puedes saber que sí oyen. Es que, a veces, las desaprobaciones o la forma en que son dichas, son difíciles de soportar, y en eso él se está interpretando a sí mismo de forma negativa.

El hombre necesita palabras de autoafirmación, precisa de una mujer que lo admire en sus cualidades y en sus dones, y exprese eso de forma verbal. En caso contrario, estará desmotivado.



Cuando la novia o esposa resalta positivamente sus esfuerzos o habilidades, él siente que vale la pena continuar invirtiendo en sí mismo, y que está en un camino correcto. La aprobación de la mujer será la primera respuesta que el hombre entenderá con respecto a quién es él y qué está haciendo.

Por eso, el hombre es atraído por la mujer que lo admira, pero sin falsedad.

3. Compañera

Este punto está muy unido al anterior, pero una cosa es expresar la admiración y motivar, y otra es ‘poner las manos en la masa’ junto con él. Es importante para el hombre que la novia o esposa, además de decirle cuánto aprueba sus cualidades, se involucre en la vida de él y en sus planes, que tenga disponibilidad para ayudarlo de la forma que ella pueda o sepa, y también que dé su opinión.

Con seguridad, el hombre se interesará, cada vez más, por la mujer que se muestra compañera.

4. Docilidad

Como los hombres son proveedores en su esencia, les gusta que la mujer, en cierta forma, se deje conducir. Les gusta sentir que la compañera acredita en él al punto de colocar su vida y sus proyectos en paralelo, “apoyada” en los de él. Es parte de la vocación del hombre pastorear y cuidar por la felicidad de su esposa, de ahí la importancia de que ella demuestre que confía en él.

5. Segura de sí

Este punto, de ninguna forma contradice la docilidad y la entrega que la mujer hace de sí al hombre. Él quiere que ella se apoye en él, pero no que dependa de él.

Cuenta mucho para el varón que su compañera sea emocionalmente madura, sin aquellos celos exagerados, o que esté reclamando la presencia de él en todo momento. A ningún hombre le agrada la mujer pegajosa o la que, después de establecer la relación, no sabe decir más nada, en todo quiere que él tome la decisión; sino, por el contrario, él ama a aquella que confía en sus propias capacidades. Eso demuestra que ella va a caminar junto con él (hasta en ciertas ocasiones, dejando la responsabilidad para él), pero sin estar subyugada, “injertada” en él, sin autonomía.

6. Virtuosa

Si la mujer simplemente encanta al hombre y lo conquista, pero su persona no transmite integridad y valores, este hombre asociará esto al riesgo de que ella quiera solamente manipularlo o hacer uso de lo que él le pueda ofrecer. Es por medio del carácter, de la moral y de los principios que la mujer tiene, que el hombre siente confianza y se entrega en un compromiso serio.

7. Brillo propio

Junta todas las cualidades nombradas, interprétalas y vívelas a tu estilo. El brillo propio es el encanto particular de cada una, es la manera en que la mujer quiere ser ella misma. Todo hombre quiere sumergirse en el misterio que la mujer tiene individualmente, quiere encontrar en ella un diferencial, algo que la distinga de todas las otras y la haga especial para él. Y créelo, toda mujer tiene su brillo propio.
Si esa luz interior estuviese acompañada todavía por el buen humor, simpatía e inteligencia, “¡asi todo se detiene! ¡El tipo se va a derretir!”.

Con todo, nunca está demás repetir que, para estar al día con lo leído aquí, sobre todo, la joven precisa estar bien con sí misma y con el Señor.

 

 







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Antiguo Testamento 25% de descuento
Nuevo Testamento 25% de descuento