Menu


12 mujeres católicas de ayer y 5 mujeres católicas de hoy para sentirnos orgullosos
La mujer con su vocación y dignidad propias tiene un gran papel en la historia del mundo y de la Iglesia.


Por: Silvana Ramos | Fuente: http://catholic-link.com



Mañana 8 de marzo se celebra el día internacional de la mujer, día que conmemora la lucha de miles de mujeres que nos permitieron tener derecho a la educación superior, al voto, a la participación de la vida política, a jornadas laborales dignas que nos permitan atender a nuestras familias. Todas estas luchas nos han dado posibilidades de intervenir activamente y de una manera justa en las distintas actividades de la sociedad actual contribuyendo con nuestra identidad femenina.

Con este motivo queremos presentarles algunas de las mujeres católicas más influyentes de nuestra historia. Espero que en ellas podamos encontrar a Dios y una guía que nos permita redescubrir nuestra verdadera identidad y vocación femenina, llevando la fe a todos los ámbitos de nuestra vida y poniendo nuestros dones al servicio de los demás.

 

"Dar gracias al Señor por su designio sobre la vocación y la misión de la mujer en el mundo se convierte en un agradecimiento concreto y directo a las mujeres, a cada mujer, por lo que representan en la vida de la humanidad.

Te doy gracias, mujer-madre, que te conviertes en seno del ser humano con la alegría y los dolores de parto de una experiencia única, la cual te hace sonrisa de Dios para el niño que viene a la luz y te hace guía de sus primeros pasos, apoyo de su crecimiento, punto de referencia en el posterior camino de la vida.

Te doy gracias, mujer-esposa, que unes irrevocablemente tu destino al de un hombre, mediante una relación de recíproca entrega, al servicio de la comunión y de la vida.

Te doy gracias, mujer-hija y mujer-hermana, que aportas al núcleo familiar y también al conjunto de la vida social las riquezas de tu sensibilidad, intuición, generosidad y constancia.

Te doy gracias, mujer-trabajadora, que participas en todos los ámbitos de la vida social, económica, cultural, artística y política, mediante la indispensable aportación que das a la elaboración de una cultura capaz de conciliar razón y sentimiento, a una concepción de la vida siempre abierta al sentido del "misterio", a la edificación de estructuras económicas y políticas más ricas de humanidad.

Te doy gracias, mujer-consagrada, que a ejemplo de la más grande de las mujeres, la Madre de Cristo, Verbo encarnado, te abres con docilidad y fidelidad al amor de Dios, ayudando a la Iglesia y a toda la humanidad a vivir para Dios una respuesta "esponsal", que expresa maravillosamente la comunión que El quiere establecer con su criatura.

Te doy gracias, mujer, ¡por el hecho mismo de ser mujer! Con la intuición propia de tu femineidad enriqueces la comprensión del mundo y contribuyes a la plena verdad de las relaciones humanas".

(Carta a las mujeresCarta del Papa Juan Pablo II , 1995, cn motivo de la IV Conferencia Mundial sobre la Mujer, en Pekín )



 

Santa María, Madre de Dios

Santa María nuestra madre es nuestro modelo por excelencia. Con su sí generoso y libre, nos permite recibir el regalo más preciado: Nuestro Señor Jesucristo. Ella es la estrella que empieza a iluminar el camino de gloria Jesús nos trae. Santa María desde su naturaleza de mujer escucha, medita, acoge y vive en carne propia la palabra de Dios. Es una mujer fuerte, tierna, coherente y constante

Santa Juana de Arco (1412-1431)

Con sólo 17 años esta joven mujer se transformó en una heroína nacional para su país, Francia. El Papa Benedicto XVI se refiere a ella como una laica consagrada en la virginidad, mística en medio de las realidades más dramáticas de la Iglesia y de Europa. Con una espiritualidad cristocéntrica y mariana, se involucra en la vida social y política de su País. Es el modelo de la mujer fuerte que sigue los designios de Dios hasta el último suspiro. Murió quemada en la hoguera pronunciando el nombre de Jesús.



Santa Hildegarda de Bingen (1089-1179)

Esta Santa alemana, Doctora de la Iglesia, ingresó al convento Benedictino de Disibodenberg, a la edad de 8 años. Su obra contiene grandes reflexiones sobre el misterio de Dios y la posibilidad del ser humano de conocerlo así como sus trabajos de carácter científico, artístico y lingüístico. Benedicto XVI hablando de ella nos dice: "... la atribución del título de Doctor de la Iglesia a Hildegarda tiene un gran significado para el mundo de hoy y una extraordinaria importancia para las mujeres. En ella se expresan los más nobles valores de la feminidad: por ello también la presencia de la mujer en la Iglesia y en la sociedad se ilumina con su figura, tanto en la perspectiva de la investigación científica como en la de la acción pastoral."

Santa Catalina de Sienna (1347-1380)

Santa Catalina de Sienna aprendió a leer y escribir con dificultad cuando ya era adulta, sin embargo esto no la limitó a tener una vida intelectual muy fecunda. Su doctrina está contenida en tres grandes escritos: El Libro de la Divina Doctrina, que es considerada una obra maestra de la literatura espiritual, su Epistolario y su colección de Oraciones. Tenía una personalidad fuerte y auténtica y muchos fueron los que acudieron a ella buscando ayuda. La llamaban "mamá" ya que se consideraban sus hijos espirituales. Santa Catalina amaba con valentía y autenticidad a Cristo, respetaba profundamente a la Iglesia y estaba comprometida con ella.

Laura Bassi (1711-1778)

Laura Bassi es madre de 12 hijos, fue una mujer muy culta y formada desde una edad muy temprana. Amaba las ciencias y dedicó su vida a la docencia e investigación científica. Fue la primera profesora y catedrática del mundo, en la Universidad de Bologna (la primera de la historia fundada por la Iglesia católica en el Siglo XII). Enseño las cátedras de anatomía y filosofía y llevó, junto a su esposo, un laboratorio para la investigación científica en su propia casa. Una de sus mayores contribuciones fue la demostración de la no universalidad de la Ley de Boyle (Ley de los gases ideales).

María Gaetana Agnesi (1718-1799)

Heredó de su padre, quién era profesor en la universidad de Bologna, la pasión por las matemáticas, las lenguas extranjeras y la filosofía. Lejos de vanagloriarse por sus dones tenía un profundo interés en la vida religiosa y un deseo muy grande de ingresar al convento, deseo que no le fue permitido por su padre. La fama que alcanzó hizo que Benedicto XIV la invitara como profesora en la Universidad de Bologna cuando su padre enfermó. Su contribución al mundo matemático fue notable para la época. Luego de la muerte de su padre estudió Teología y Patrística. Finalmente se unió a la orden agustiniana en Milan, donde murió a los 81 años.

Santa Teresa del Niño Jesús (1873-1897)

Teresa de Lisieux, es la más joven entre los santos Doctores de la Iglesia. Sin haber tenido estudios de teología aporta grandemente con sus intuiciones tan claras sobre la fe y el amor a Dios. Vivió una vida sencilla y oculta en el convento. Nos ha enseñado un caminito de amor profundo e inocente, como el de un niño para llegar a Cristo. En su obra, Historia de un Alma, nos dice: «No me abalanzo al primer puesto, sino al último... sí, estoy segura de que, aunque tuviera sobre la conciencia todos los pecados que pueden cometerse, iría, con el corazón roto de arrepentimiento, a echarme en brazos de Jesús, pues sé cómo ama al hijo pródigo que vuelve a él». Es considerada, junto a San Francisco Javier, patrona de las misiones.

Santa Edith Stein (1891-1942)

Fue la última de 11 hermanos, nacida en el seno de una familia judía. Edith Stein no era una mujer religiosa, por el contrario perdió la fe en Dios "Con plena conciencia y por libre elección dejé de rezar". Escribe también que era una feminista radical. Luego de ser asistente de Edmund Huserrl y muchos años de estudio se encuentra con el Nuevo Testamento, Kierkegaard y los Ejercicios Espirituales Ignacianos, lo que la impacta profundamente. En una visita que realiza a unos amigos convertidos al catolicismo, se encuentra con la Biografía de Santa Teresa de Ávila. Es bautizada e ingresa a la orden del Carmelo. Debido a su origen judío, Sor Teresa Benedicta de la Cruz (Edith Stein) muere en la cámara de gas en el campo de concentración de Auschwitz-Birkenau.

Santa Gianna Beretta Molla (1922-1962)

"Mi esposa era una santa normal", así define Pietro Molla a su esposa y continua: "Siempre me pareció una mujer completamente normal pero, como me dijo Monseñor Carlo Colombo, la santidad no está solo hecha de signos extraordinarios, está hecha, sobre todo, de la adhesión cotidiana a los designio inescrutables de Dios"
Gianna Beretta nació en Magenta una provincia de Milán, recibió una educación cristiana por parte de sus padres. Consideraba la vida como un regalo maravilloso de Dios y confiaba plenamente en La Providencia. Estaba convencida de la eficacia de la oración. Fue Médico y se especializó en pediatría. A los 39 años es diagnosticada con un tumor en el útero cuando tenía dos meses de gestación. Madre de cuatro hijos, Gianna entrega su vida por salvar a su última hija, Gianna Emanuela. Muere una semana después de haber dado a luz entre dolores insoportables diciendo "Jesús, te amo. Jesús, te amo"
 
Flannery O´Connor (1925-1964)
 
Es considerada una de los mejores escritores del siglo XX. Esta mujer, refleja en su obra un catolicismo ardiente, profundo y personal. Flannery vivió los últimos 10 años de su vida aquejada de lupus. Su obra es de un contenido espiritual muy grande. Elena Buia Rutt (L´Osservatore Romano) refiriéndose a la obra de Flannery O´Connor, dice: "... leer este tipo de literatura quiere decir frecuentar una zona espiritual ardua; quiere decir mirar la realidad a la luz de un realismo cristiano a veces desconcertante, que hace del límite del hombre un punto fuerte. Una mirada que es tanto más despiadada cuanto más remite a una piedad más grande e incondicional."
 
Elizabeth Anscombe (1919-2001)
 
Conversa al catolicismo a los 21 años, fue una de las filósofas más influyentes del Siglo XX. Su trabajo continúa influenciado fuertemente a la filosofía moral y es casi fundadora de la filosofía contemporánea de la acción. Gran amiga de Ludwig Wittgenstein. Tuvo tres hijos y cuatro hijas. Además de su labor académica escribió brillantes artículos sobre sexualidad, la natalidad y la protección del no nacido.
 
Beata Teresa de Calcuta (1910-1997)
 
“De sangre soy albanesa. De ciudadanía, India. En lo referente a la fe, soy una monja Católica. Por mi vocación, pertenezco al mundo. En lo que se refiere a mi corazón, pertenezco totalmente al Corazón de Jesús”. Creo que no hace falta mucha presentación a esta mujer católica que tanto ha influenciado al mundo en los últimos tiempos, impactando la vida de católicos y no católicos
 
 
 

Siguiendo en esta línea les presentamos a 5 mujeres católicas que hoy en día participan activamente (cada una desde su vocación) en la vida de la Iglesia. 

 

La Iglesia pide, al mismo tiempo, que estas inestimables «manifestaciones del Espíritu» (cf. 1 Cor 12, 4 ss.), que con grande generosidad han sido dadas a las «hijas» de la Jerusalén eterna, sean reconocidas debidamente, valorizadas, para que redunden en común beneficio de la Iglesia y de la humanidad, especialmente en nuestros días. Al meditar sobre el misterio bíblico de la «mujer», la Iglesia ora para que todas las mujeres se hallen de nuevo a sí mismas en este misterio y hallen su «vocación suprema.San Juan Pablo II. Mulieris dignitatem

 

Para consultar la carta: Mulieris DignitatemCarta Apostólica Mulieris Dignitatem del Sumo Pontífice Juan Pablo II sobre la Dignidad y la vocación de la mujer, ocasión del año Mariano,1998.

 

Luiza Premoli

Es la primera mujer en ser nombrada miembro de una congregación vaticana, la Congregación para la Evangelización de los Pueblos. Luiza, nacida en Brasil, es superiora general de las Hermanas Misioneras Combonianas. Desde los 23 años ha vivido como misionera en Mozambique y Brasil. Afirma que: la contribución más grande que las mujeres pueden dar a la vida de la Iglesia es “la manera de contemplar la realidad y su sinceridad”. Las mujeres tienen esta peculiar pasión que “viene probablemente de su maternidad”. (L´Osservatore Romano).

Lila Rose

Lila Rose es una joven valiente norteamericana. A los 15 años fundó la asociación pro vida Life Action, en la que se dedicó a realizar investigaciones encubiertas en las clínicas abortistas. Dentro de sus investigaciones se encuentran instituciones como: Planned Parenhood Racism Project, The Mona Lisa Project, Sex trafficking, Sex-selective abortions, Inhuman. Nacida en una familia protestante se convierte al catolicismo.

Maria Luisa di Pietro

Dra. en medicina y experta en bioética, miembro del comité Nacional de bioética de Italia, docente de la Universidad del Sacro Cuore en Roma. La Dra. di Pietro tiene una activa participación en cuanto a la práctica ética y moral de la medicina en temas de fecundidad y derechos del no nacido.

Sonia María Crespo

Presidenta de la Asociación Vida y Familia y Directora de la revista "Vive" (Ecuador). Autora del texto "Multitask, protectora y empática", destaca los rasgos de las mujeres católicas que aportan beneficios a la humanidad. Es ferviente defensora de la familia, la mujer y los derechos del no nacido.

Ana Cristina Villa

Es una laica consagrada colombiana miembro de la Fraternidad Mariana de la Reconciliación y responsable de la Oficina para la Mujer del Consejo Pontificio para los Laicos en el Vaticano. Estudió Ingeniería, Psicología, Filosofía y Teología. Ana Cristina forma parte de una comunidad vaticana que hasta hace poco tiempo fue formada exclusivamente por hombres.

Contenido cortesía de nuestros aliados y amigos: catholic-link

 

Recomendamos:

El valor de la mujer virtuosa: Una mujer es como una bolsa de té, no sabes lo fuerte que es hasta que la metes en agua hirviendo. Eleanor Roosevelt.

La vocación de la mujer según el pensamiento de Edith Stein: El presente ensayo pone de manifiesto las líneas generales del pensamiento de Edith Stein sobre la vocación de la mujer

El valor de una madre soltera: La decisión de una mujer soltera que dice sí a la vida de su hijo merece respeto y ayuda

"Feminismo" católico: Diferencias entre las justas revindicaciones de los derechos de la mujer, en función de la dignidad por ser persona, y la manipulación, que busca romper el orden natural

¿Por qué no puede ser sacerdote una mujer?: Expresión de fidelidad al testimonio del Nuevo Testamento y a la tradición de la Iglesia

 

Si te gusta nuestro material, suscríbete y entérate de nuestras novedades:

 

 
 

 

 







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |