Menu



Movimientos y Asociaciones

Entrevista a D. Carlos Romero, presidente de la Asociación Católica de Propagandistas
La participación del católico en la vida pública y servir de nexo de unión entre los católicos


Por: Luis Javier Moxó Soto | Fuente: Catholic.net



La Asociación Católica de Propagandistas (ACdP), fundada hace un siglo por el padre jesuita Ángel Ayala y cuyo primer presidente fue el siervo de Dios Ángel Herrera Oria, es una agrupación de seglares católicos reconocida por la Conferencia Episcopal Española e inscrita en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia. Presente en veintiuna diócesis de toda España, su carisma se orienta a la propagación de la fe católica y al apostolado.


Fundadora durante sus cien años de historia de periódicos, partidos políticos, sindicatos agrarios y de estudiantes, editoriales, etc., actualmente es promotora, entre otras obras, de la Fundación Universitaria San Pablo CEU, entidad que cuenta con tres universidades privadas, nueve colegios, escuelas de negocios, etcétera -centros en los que estudian cerca de 30.000 alumnos- y promueve el Congreso y las Jornadas Católicos y Vida Pública.

Hemos aprovechado en catholic.net el reciente XVI Congreso Católicos y Vida Pública, catholic.net y hemos querido entrevistar a D. Carlos Romero Caramelo, que fue elegido presidente de la Asociación Católica de Propagandistas (ACdP) en febrero de 2011. Él también es presidente de la Fundación Universitaria San Pablo CEU y, por lo tanto, gran canciller de sus tres universidades: Abat Oliba de Barcelona, Cardenal Herrera de Valencia y San Pablo de Madrid. Casado y padre de dos hijos, es capitán de navío del Cuerpo General de la Armada Española en situación de reserva. Con anterioridad a desempeñar la Presidencia, fue secretario técnico y vicesecretario general de la ACdP y director de las Jornadas Católicos y Vida Pública.

D. Carlos, ¿podría hacernos una pequeña radiografía y diagnóstico, si fuera posible, respecto de la realidad actual de la Iglesia en España? (Sobre todo desde las mayores urgencias apostólicas que le han sido encomendadas por la Conferencia Episcopal Española y/o asumidas por la ACdP).

La labor evangelizadora, formativa y asistencial de la iglesia en España es muy relevante. Por centrarnos solamente en uno de estos tres aspectos, qué hubiera sido de buena parte de la sociedad española durante estos años de crisis económica, sin la ayuda solidaria y desinteresada de tantos voluntarios, de tantos religiosos, de tantas instituciones confesionales; en definitiva, sin la ayuda de la Iglesia.



Se refiere en su pregunta a las urgencias apostólicas y a mi modo de ver, no dejan de ser las mismas de siempre. El Papa Francisco, con sus enseñanzas, con su ejemplo de sencillez y con el afecto y espiritualidad que desprende, nos quiere recordar lo evidente. Debemos ser una Iglesia misionera, abierta a todos y atenta, muy especialmente, a los que más nos necesitan que, a menudo, como dice el Santo Padre, están en las periferias, en las fronteras (las geográficas y las existenciales). Una Iglesia que tiene que centrar sus esfuerzos en la evangelización, en transmitir la buena noticia, que no solamente es eso, buena, sino que además es alegre, como subraya la carta encíclica Evangelii Gaudium.

Nuestros objetivos siguen siendo los mismos, como recogen nuestros Estatutos: la participación del católico en la vida pública y, en la medida de lo posible, servir de nexo de unión entre los católicos.

 

Como responsable de la Asociación Católica de Propagandistas, ¿cuál es la misión actual más prioritaria de su realidad eclesial y en qué campos de actuación se extiende preferentemente?

Desde su fundación en el año 1909, el carisma de la ACdP ha estado orientado al apostolado en la vida pública y ese sigue siendo nuestro campo de actuación. Un campo muy amplio y con muy diversas facetas. La política puede parecer la más importante de todas ellas, pero no podemos olvidarnos de la necesaria presencia de los católicos en los medios de comunicación, la acción social, la cultura, la educación, la empresa, etc.



Pues bien, la Asociación Católica de Propagandistas ha estado presente en todas ellas a lo largo de sus más de cien años de historia; en definitiva, a través de la labor desempeñada por sus socios, que podemos ejemplificar en la figura de nuestro primer presidente, el siervo de Dios Ángel Herrera Oria. Hay ejemplos muy variados a este respecto: la puesta en marcha de la CEDA, la destacada labor del Grupo Tácito en la Transición, la Editorial Católica (EDICA) y su cadena de periódicos, el impulso de la Biblioteca de Autores Cristianos (BAC) o de Cáritas, la organización del sindicalismo agrario y estudiantil o la enseñanza.

Quizá sea este campo donde más se nos puede conocer hoy en día por la labor que lleva a cabo la Fundación Universitaria San Pablo CEU –fundada en 1933- con sus tres universidades, sus diez colegios y sus otros centros de enseñanza, que dan formación a más de veinciticinco mil alumnos, pero hay otras obras importantes, que me gustaría destacar, muy en línea con los objetivos asociativos que comentaba anteriormente. Es el caso, en primer lugar, del Congreso y las Jornadas Católicos y Vida Pública. El Congreso acaba de culminar con éxito su XVI edición –centrada en la familia- y ya son más de cien las Jornadas celebradas por prácticamente todas las diócesis de España. Son dos iniciativas que, en línea con el magisterio del Papa, más que mirar hacia dentro de nuestra institución, nos abren al exterior. Y, en segundo término, quiero destacar la Fundación Cultural Ángel Herrera Oria, que ha sido reactivada recientemente y que, aunque ya tiene una actividad muy significativa, confiamos en que sea aún mayor en muy poco tiempo.

Acerca del derecho de libertad religiosa en lo referente a la libre y pública expresión de la fe cristiana. ¿Cómo está siendo la actuación de la ACdP en España y en otros países frente al fundamentalismo y la persecución religiosa? (Medidas y actuaciones concretas, si es posible).

Creo que hay que distinguir muy claramente entre la situación que se vive en nuestro país y lo que, por desgracia, está ocurriendo en otras naciones de todo el mundo con el derecho fundamental a la libertad religiosa.

En cuanto a España, se puede decir que nuestra situación es razonablemente buena, aunque no está exenta de dificultades. No hacer un juicio favorable a este respecto sería ofender la memoria de los mártires del siglo XX, entre ellos muchos propagandistas, algunos de ellos ya beatificados y otros, camino de los altares. Dicho esto, es verdad que la fe católica se encuentra con dificultades y tiene que hacer frente a tensiones. Ocurre ahora, ha tenido lugar antes y hay que suponer que seguirá pasando en el futuro. En todo caso, los católicos tenemos que estar dispuestos a dialogar y a hacer valer nuestros derechos con firmeza, pero sin crispación.

En cuanto al exterior, la persecución y el martirio a los que se están viendo sometidos tantos y tantos hermanos en pleno siglo XXI es una auténtica tragedia. Qué sentido tiene matar en nombre de Dios que es, justamente, el que da la vida y nos hace vivir en el sentido más amplio de la palabra. Sin duda, esos son los casos más extremos de acoso a la libertad religiosa, pero tampoco hay que perder de vista la actitud de otros países, más silente, pero igualmente coercitiva sobre este derecho fundamental de las personas.

D. Carlos, ¿desea añadir alguna otra cuestión o comentario de interés para quien desea saber más sobre el carisma de la ACdP, y cómo viven sus miembros la comunidad cristiana?

La ACdP es una asociación de seglares católicos reconocida por la Conferencia Episcopal Española como persona jurídica privada de la Iglesia. Una asociación, cuyos socios, los propagandistas, intentamos vivir la fe con intensidad, formarnos adecuadamente y, como ya he señalado, incentivamos la participación de los católicos en todos los ámbitos de la vida pública, en la medida de nuestras posibilidades; y, también procuramos servir de nexo de unión entre los católicos, como ya lo hiciera Herrera Oria a en la primera mitad del siglo pasado.

La Asociación Católica de Propagandistas se compone actualmente de veintidós centros activos y de uno más en constitución, con presencia en catorce comunidades autónomas. Una buena forma de conocernos más profundamente o de estar al tanto de nuestras actividades es a través de nuestro sitio web oficial, www.acdp.es, o bien siguiéndonos por las redes sociales Facebook y Twitter o visitando nuestro canal de YouTube.

 







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Antiguo Testamento 25% de descuento
Nuevo Testamento 25% de descuento