Menu



Turquía es un cruce de culturas, religiones, tradiciones e historia

Turquía, mezcla de actualidad y tradición
Para conocer y entender este país, hay que hacer un recorrido por su gran amalgama de pueblos invasores


Por: Mónica Zorita | Fuente: es.radiovaticana.va



Como puente entre Oriente y Occidente, Turquía es un cruce de culturas, religiones, tradiciones e historia. Ha sido sede de dos grandes imperios, el bizantino y el otomano, y conserva las huellas de dos religiones monoteístas, el Cristianismo y el Islamismo.

Para conocer y entender este país, hay que hacer un recorrido por su gran amalgama de pueblos invasores: persas, romanos, griegos, bizantinos, árabes, otomanos… Un total de trece civilizaciones sucesivas.  No podemos pasar por alto que Turquía aparece tanto en el Nuevo, como en el Antiguo Testamento. El Monte Ararat, donde, según la tradición, se quedó varada el Arca de Noé; o Tarso –villa natal de San Pablo, o Antioquía, o Éfeso, donde estuvo viviendo un tiempo la Virgen María, también según la tradición.

Llena de tradiciones que se mezclan con los toques más cosmopolitas. Aquí es fácil ver cómo jóvenes con bolsos de grandes marcas comen mejillones cocinados en la calle. En Turquía se huele a actualidad y se pisa historia.

Limitada al suroeste con Irán e Irak, al sur con Siria y al noroeste y oeste con Azerbaijan, Armenia y Georgia; al norte con Grecia y Bulgaria. Poblada por más de 75 millones de personas y actualmente desbordada de refugiados que quieren empezar una nueva vida en Europa y usan Turquía como puente de acceso a ella. Así suceden situaciones como nos contaban en las escuelas de ayuda a los refugiados iraquíes donde hay lista de espera de más de 300 niños.

Un país oficialmente laico con un 98% de población musulmana, y el 2% restantes son fundamentalmente cristianos divididos sobre todo entre ortodoxos y católicos, además de judíos. Francisco, cuarto Papa que visita Turquía, llega a este país, tan orgulloso de su bandera, y la gente cristiana está llena de expectación. Hay carteles de “bienvenido” en algunas iglesias, y dentro no se habla de otra cosa. 









Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |