Menu


Entre tu opinión y la de Cristo...
Claro que hay que distinguir entre los que se pronuncian con buena voluntad y los que lo hacen con ganas de discutir


Por: Los Tres Mosqueteros | Fuente: Religion en Libertad



No es nada raro al hablar de Cristianismo, de religión o del Evangelio escuchar frases como: "Pues yo pienso que...";  "A mi me parece que...", "Pues eso debería ser así, o asao…"

Y, si no estamos advertidos, muchas veces "mordemos el anzuelo" y discutimos esas afirmaciones con argumentos y razones. Claro que en esto hay que distinguir entre los que se pronuncian con buena voluntad y los que lo hacen "pontificando" o con ganas de provocar o discutir. Pues bien, con estos últimos seguirles la discusión es un disparate, al igual que lo suelen ser sus afirmaciones. ¿Por qué?

Pues porque en lo que se refiere al Cristianismo, la única opinión que debería interesar es la de Cristo. Por ello, tenemos más que comprobado que la mejor contestación, después de dejarle soltar su perorata, es decirle con aplomo:

"Perdona, pero entre tu opinión y la de Cristo..."

Y si lo hacemos bien seguramente no haga falta ni siquiera terminar la frase con lo de  "… me quedo con la de Cristo."



El que tenga oídos…

Los Tres mosqueteros







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |